Por Cristofer García
30 October, 2020

“Fue una forma que encontré para protestar contra este sistema de políticos que solo nos visitan cuando hay elecciones. Luego se olvidan y nunca vuelven”, comentó Adair Jorge Dill, un productor de 56 años que se siente estafado.

Un agricultor que vive en Bom Jardim, en Brasil, se ha tomado muy en serio el sentimiento de rechazo que suelen vivir los pobladores hacia los políticos, por el interés que suele demostrarse solo en campañas electorales. Adair Jorge Dill, de 56 años, se siente estafado por estos funcionarios y así lo dejó muy claro.

Algo que nadie esperaba al entrar a la granja de Adair era encontrarse con un cartel que dijera Prohibida la entrada de políticos. Este productor no dudó en poner su cartel, como forma de protesta contra el actuar de los candidatos políticos, que según él, se olvidan de los pobladores al ganar puestos de poder.

Tatiane Dill

“Fue una forma que encontré para protestar contra este sistema de políticos que solo nos visitan cuando hay elecciones. Luego se olvidan y nunca vuelven. Creo que como son representantes elegidos por el voto de la población, no se pueden encerrar entre cuatro paredes”, dijo Adair según reseñó G1 Globo.

Durante 38 años ha participado en elecciones pero siente que ninguno de estos candidatos ha hecho la diferencia por él ni sus vecinos. Por lo tanto, sintió justo dejar clara su posición.

Unsplash

“Soy analfabeta, trabajo como pequeño productor y tengo pocas vacas lecheras, que son mis ingresos. No pensé que poner el letrero causaría tanta repercusión. Hasta ahora no he recibido ninguna visita de políticos aquí”, comentó.

Para Adair su protesta no le hace daño a nadie, pero le sirve para desahogar su decepción. No obstante, tampoco esperaba que su letrero se volviera tan popular cuando su hija publicó una fotografía en redes sociales.

Unsplash

“Este es mi padre, habitante del interior del municipio de Xanxerê, ¡este cartel está en su propiedad! Demuestra la indignación de un agricultor que trabaja honestamente, paga impuestos y produce alimentos y cuando necesita algún servicio de la prefectura tiene que sentarse y esperar”, decía la publicación en Facebook de Tatiane Dill, su hija.

Mientras, Adair opinó que “la protesta no es solo por el municipio, es para cualquiera que sea electo gobierno, diputado, senador. No estamos viviendo aquí solo durante las elecciones y espero que esto de alguna manera haga que los políticos mejoren el sistema”, expresó.

Unsplash

Irónicamente, Adair afirmó que su comunidad, donde residen unas 15 familias, nunca había sido atendida hasta que la protesta se hizo viral en internet.

Cuando habían más pobladores en la zona, solían ir más políticos. Pero, según este agricultor, desde que la gente comenzó a mudarse a la ciudad las visitas de políticos disminuyeron. Adair seguirá con su orgulloso cartel, sin dejar de expresar su descontento.