Por Felipe Costa
11 mayo, 2021

La anciana dejó atrás los sueños de universitaria que alguna vez se imaginó con tal de salvarle la vida a sus pequeños hijos durante los conflictos bélicos. Hoy, ella es la graduada por dedicar su vida a su albor más importante, la familia.

No existe cosa más grata que, al terminar la escuela o la universidad, poder compartir los logros con nuestros familiares más cercanos. Siempre existe el mérito personal, pero seamos sinceros, la vida no sería la misma sin aquellos que nos apoyan cada día a ser mejores. De esta forma lo entendió una adorable nieta el día que disfrutó su graduación junto a su abuela, cumpliéndole uno de sus más grandes sueños.

womenpostingws

La imagen que sin duda está derritiendo corazones en este momento pertenece a una increíble mujer que ha dejado su vida completa para cuidar a su familia, y no solo a sus hijos una vez llegada la guerra, sino también a sus nietas con el deseo de apoyarlas en que lograsen la mejor vida posible, y el premio a su gran sacrificio no fue otro que vestir la bata y posar con el diploma de una de ellas, luego que terminara una carrera en Cambridge y otra en Oxford.

“Mi abuela tuvo que dejar la escuela para cuidar de su familia durante la Segunda Guerra Mundial, por lo que está muy orgullosa de mis logros académicos”, publicó la nieta en redes sociales.

womenpostingws

“En mis graduaciones, me roba la bata y el diploma para probárselos. Aquí se ‘gradúa’ de Cambridge y Oxford”, dice la recién graduada. La joven que ha podido titularse honoríficamente en dos de las universidades más prestigiosas del mundo, no pudo pensar en otra mujer más que en su abuela una vez recibió sus diplomas. En sus ojos se ven reflejados todo el tiempo y los sueños que no pudo cumplir, pero aún así es la primera en celebrarlos.

Con un “no pude haberlo hecho sin ella”, la ahora profesional en dos carreras enseñó al mundo lo feliz que estuvo toda la familia, cuando la querida abuelita se sintió por unos segundos como aquella estudiante que siempre deseó ser antes de los conflictos bélicos. En redes sociales otros usuarios también compartieron experiencias similares, sintiéndose alegres por el bello momento.

“Mi abuela no tuvo la oportunidad de ir a la universidad cuando era joven. Obtuvo su título cuando tenía 50 años. Tan orgulloso de ella.” cuenta uno de los tuiteros que vio la fotografía.

Apoyo – Istock

Mientras algunos intentan organizar una especie de crowfunding para pagarle una carrera a la abuela, la imagen sigue llegando al corazón de todos quienes se han acordado cuando se graduaron o quienes están cerca de estarlo. Ver a tres generaciones en una sola fotografía, nos permite, entre otras cosas, apreciar el recorrido en vida de las personas y saber que, pese a que los caminos se vayan bifurcando más de lo que esperábamos, siempre hay una forma de mirar el lado positivo y hacer de las pequeñas oportunidades, algo magnífico.

Puede interesarte