Por Camilo Morales
26 septiembre, 2022

“No veo ningún final a la vista. Mientras Dios continúe dándome fuerza, guía y sabiduría, seguiré haciendo esto”, dijo Erica Woodberry, quien se ha desempeñado como madre adoptiva temporal y permanente.

No todos nacen con las mismas sensibilidades y capacidades de darse cuenta cuando los demás necesitan ayuda. Y es que hay gente que aprovecha esas habilidades para aportar con su grano de arena a aquellos que precisan de una mano salvadora. 

Uno de estos ejemplos es Hannah Ford, una mujer de 86 años que se ha transformado en una celebridad dentro de su comunidad en Carolina del Sur, Estados Unidos, y no por protagonizar películas ni por estar bajo los flashes de las cámaras, sino que por su solidaridad y entrega.

Pixabay

Según información de Today, esta costurera jubilada, quien quedó viuda hace un poco más de dos décadas, se ha dedicado a ser madre adoptiva de una gran cantidad de niños que quedaron huérfanos o que fueron abandonados.

En total, Hannah ha criado 189 niños en su casa a lo largo de los años. De esos niños, 7 fueron adoptados de forma permanente por ella.

Erica Woodberry

En la década de 1980, Hannah fue testigo de cómo sus hijos iban creciendo y formando sus familias propias. Tras la muerte de su esposo se sintió demasiado sola y un amigo suyo le sugirió que podía ser una excelente madre adoptiva. De ahí en adelante no paró nunca más.

Erica Woodberry es una de las niñas con las que Hannah se quedó de forma permanente. Ella tenía 12 años cuando la conoció y una de las cosas que más le quedó en su memoria era su forma de cocinar.

Erica Woodberry

Nunca olvidaré la primera comida que cocinó para nosotros: chuletas de cerdo. Nunca había probado una carne tan buena“, dijo la mujer, quien hoy tiene 48 años.

La hermana de Erica, Carlotta, quien también fue adoptada por Hannah, dijo que siempre se sintió a gusto con la forma de ser de su madre adoptiva. “Lo que siempre he admirado es su paciencia. Nunca nos gritaba, simplemente te daba una charla“, explicó.

Erica Woodberry

Varios de los niños que estuvieron viviendo con Hannah hoy son profesionales. Una de ellas es Kendall Givens-Little, quien estuvo viviendo con ella por un tiempo. “Ella sabe cómo generar confianza. Era como una figura materna para mí“, dijo.

Ahora Kendall tiene títulos de la Universidad de Claflin y de la Universidad de Howard, mientras se dedica a ser directora del área de comunicaciones de la Facultad de Medicina de la Universidad de Carolina del Sur.

Pixabay

Hannah, a pesar de su edad, espera poder seguir acogiendo niños y no se ve retirándose de esta actividad. De hecho, está actualmente acogiendo a dos jóvenes, uno de 16 años y otro de 10 años.

No veo ningún final a la vista. Mientras Dios continúe dándome fuerza, guía y sabiduría, seguiré haciendo esto. Hay demasiados niños por ahí necesitados. Están saliendo de situaciones en las que no son alimentados adecuadamente, no son amados adecuadamente. Ellos me necesitan y yo los necesito“, cerró.

Puede interesarte