Por Camilo Morales
16 August, 2021

Se trata del ingeniero español, Enrique Veiga, quien desde 1990 está luchando contra la falta de agua usando sus máquinas en Namibia y en campos de refugiados. “El objetivo es ayudar a la gente”, dijo.

Los seres humanos se enfrentan a diversos problemas que tienen que ver con el medioambiente actualmente, uno de ellos es la escasez del agua. Este complejo escenario podría ocasionar que en el futuro esta escasez que está presente en varios países del mundo, se transforme en una crisis planetaria. 

Pero ante eso, hay personas que intentan ayudar y poner su grano de arena utilizando sus conocimientos, para así intentar batallar contra situaciones que pueden poner en riesgo a la humanidad completa.

Pixabay

Uno de ellos es Enrique Veiga, un ingeniero de 82 años que durante la década de 1990 creó una máquina para poder luchar contra la sequía que azotaba durante esa época a gran parte del sur de España, según informó Reuters.

Se trata de una máquina que extrae agua de las partículas del aire y las convierte en agua limpia y potable.

Reuters

Enrique fundó una empresa que se ha dedicado durante varios años a crear soluciones frente a la escasez. Además, han logrado ayudar a distintas comunidades que sufren por la falta de agua y que deben convivir en lugares áridos. “El objetivo es ayudar a la gente“, dijo.

Dentro de esos lugares se encuentra Namibia, en África, y un campamento de refugiados libaneses. “En las aldeas que visitamos en Namibia, estaban asombrados, no entendían, preguntaban de dónde venía el agua“, contó el ingeniero.

Reuters

El funcionamiento consiste en usar electricidad para enfriar el aire y lograr que el agua llegue hasta su estado de condensación. Enrique ha logrado que sus máquinas se adapten a distintos contextos climatológicos, ya que algunas máquinas que hacen algo similar necesitan una baja temperatura ambiente y mucha humedad para funcionar.

Las máquinas creadas por el ingeniero de 82 años pueden funcionar en lugares al límite, como temperaturas de 40 grados Celsius y una humedad entre el 10% y 15%.

Reuters

Éstos aparatos han sido perfeccionados con el tiempo, ya que ahora los que son de mayor tamaño pueden llegar a producir hasta 5 mil litros de agua. Con eso se puede abastecer cómodamente a una aldea completa, tal como si fuera un pozo.

Nuestra idea no es solo hacer un dispositivo que sea efectivo, sino también que sea útil para las personas que tienen que caminar kilómetros para buscar agua o hacer pozos“, complementó el ingeniero.

Reuters

Ante la falta de agua que existe en el mundo, las máquinas de Enrique pueden ser una solución y una luz de esperanza.