Por Camila Cáceres
25 agosto, 2017

Y yo que pensaba que mi cabello era difícil :O

Angela Norendal no tenía un sólo problema con el cabello de sus hijas cuando nacieron. De hecho le parecieron perfectas de pies a cabeza, como todas las madres primerizas, y la brillante pelusa sobre sus cabezas era tan milagrosa como el resto de ellas. Las nombraron Agnatha y Anja e imaginaron que con el tiempo su cabello se volvería normal.

PA Real Life

Al contrario, la cosa se fue poniendo peor.

La adorable pelusa se comenzó a volver una mata de cabello de textura particularmente áspera que no perdonaba ningún cepillo. Finalmente durante un chequeo de rutina una doctora sugirió que podían tener “síndrome de cabello impeinable”. Al principio pensaron que se trataba de una broma, pero es una condición muy real.

PA Real Life

Conocida como pili triangoli et canaliculi, se trata de una anomalía capilar que fue identificada en los años 70 y se debe a la mutación de uno de tres posibles genes. Está considerada dentro de las displasias pilosas: alteraciones genéticas que afectan el cabello. No tiene tratamiento conocido, pero no se han encontrado aún casos donde provoque más que una profunda incomodidad en sus pobres portadores.

El pelo de las personas con “síndrome del cabello impepinable” suele ser de una tonalidad rubia casi plateada o color paja.

PA Real Life

“Es agradable poder hablar con personas que entienden, pero no diría que el síndrome haya afectado masivamente las vidas de las niñas.

Nunca nos han hecho un comentario negativo. A los niños en su escuela les encanta. Y ellas aman su cabello. No lo cambiarían por nada del mundo y  de esta forma siempre van a destacar entre la multitud”.

Angela Norendal

¡Adorables!

Puede interesarte