Por Cristofer García
24 January, 2023

Floyd Shannon-Dean es un trabajador de la aerolínea Delta, en Estados Unidos, que ha ganado reconocimiento por cumplir su trabajo de la forma más empática posible. No dudó en calmar a esta pasajera e hizo de su viaje una experiencia amigable.

A veces los trabajos de cada quien demandan un compromiso que va más allá de sus funciones habituales. Es por ello que un buen profesional debe entender cuando dar un poco más de lo que habitualmente hace en su jornada, como suele ocurrir cuando se trabaja con usuarios.

Así ocurrió con el caso de un asistente de avión en un vuelo en Estados Unidos, el cual actuó de forma ejemplar cuando una pasajera estaba aterrada al despegar la aeronave. Él, quien ya ha volado bastantes veces, entienden que las personas puedan sentir temor y por eso se quedó junto a ella para calmarla.

Unsplash (foto referencial)

El empleado, quien luego fue identificado como Floyd Shannon-Dean, no dejó sola a la mujer en ningún momento e incluso se sentó en el suelo junto a ella, mientras le sujetaba la mano, para tranquilizarla y hacerla sentir segura, mientras volaban un viaje que debía durar menos de dos horas.

Toda esta conmovedora escena quedó registrada en una fotografía que tomó la también pasajera Molly Simonson Lee y que luego compartió en su cuenta en la red social Facebook, para reconocer el trabajo de Floyd.

Unsplash (foto referencial)

“Echa un vistazo a esta joya de asistente de vuelo que estaba en nuestro avión de CLT (Charlotte) a JFK (Nueva York). Esta mujer estaba muy nerviosa por volar, así que él le explicó cada sonido y bulto e incluso se sentó ahí sosteniendo su mano cuando todavía era demasiado para ella”, escribió Molly. “¡Floyd Dean-Shannon merece un aumento!”, añadió.

Este vuelo tuvo lugar el pasado 14 de enero y desde que la foto llegó a internet, este empleado de la aerolínea Delta ha ganado muchos aplausos por el compromiso que mostró con su labor.

En conversación con Fox, Molly relató cómo ocurrió todo. “Cuando la mujer de la foto abordó, dejó muy claro que estaba ansiosa por volar y que no había volado en mucho tiempo. Alrededor de la mitad del vuelo, estaba llorando. Él vino rápida y tranquilamente, se sentó y le tomó la mano”, contó.

Molly Simonson Lee

Gracias a la asistencia del trabajador, la pasajera pudo completar su viaje más tranquila.”Se estaba riendo con sus compañeros de asiento y parecía estar completamente compuesta después de su interacción“, detalló Molly.