Por Camilo Morales
7 November, 2022

Los estudiantes habían gastado 419 dólares para mandar a hacer la estatua. Sin embargo, la decana, Paola Sánchez, decidió no ser tan estricta con su decisión y reubicar el busto en otra facultad.

No todas las decisiones que se toman en los altos mandos de las universidades e instituciones académicas deben tener, necesariamente, un argumento profundo o una justificación con fundamentos teóricos. A veces, simplemente, son decisiones cotidianas y humanas.

En la Universidad Nacional del Este, en Paraguay, se vivió una situación que sorprendió a la mayoría de los estudiantes y algunos profesores: la decana de la institución mandó a sacar una estatua del busto de Sócrates, reconocido filósofo griego, por “ser muy feo“.

Pixabay

Y es que a la decana, Paola Sánchez, no le molestaba que fuera un filósofo que quizás no estuviera acorde a los pensamientos de la universidad, que estuviera estorbando en algún patio o que tuviera que sacarse para realizar reparaciones en el lugar. No, simplemente fue por su aspecto.

Según información del medio EXTRA, la idea de poner el busto fue de los estudiantes del último año de la carrera de Filosofía de la institución, quienes desembolsaron la suma de 419 dólares para que el intelectual griego tuviera su lugar en esa Facultad.

WikiCommons

De hecho, los alumnos habían organizado una ceremonia de inauguración de la estatua pero al parecer a la decana no le gustaron los detalles que tenía en el rostro. Según Sánchez, el escultor no había hecho un muy buen trabajo porque no se parecía en nada al verdadero filósofo.

Fue así que al ver su rostro consideró que no era muy agraciado y que había que destruirlo inmediatamente “por ser muy feo“.

EXTRA

Esto no estaba dentro de los planes de los estudiantes, quienes se habían esforzado mucho para lograr conseguirse el busto. Luego de algunas conversaciones con la decana lamentaron su decisión, pero lograron convencerla de que Sócrates no fuera destruido.

Así, en un acto de paciencia, la máxima autoridad de la universidad tomó con más calma la situación y en vez de demolerla la reubicará en la Facultad de Derecho.

Puede interesarte