Por Constanza Suárez
11 junio, 2021

Taylor, de 22 años en ese entonces, contó su viaje de transición de género. “La máscara que había usado toda mi vida se desvanecía lentamente y cada día mi reflejo tenía más y más sentido”, escribió.

Desde que era pequeña, Taylor ha sentido disforia constante con su propio cuerpo. La joven de 23 años se esforzó siempre para sentirse bien consigo misma, pero nunca lo logró. Nacer siendo un hombre y sentirse una mujer no es fácil.

La joven de Colorado, Estados Unidos, decidió cambiar las cosas. Y de forma muy radical. Pero era lo necesario. 

Instagram @tayloraves

A pesar de que ha estuvo en terapia de reemplazo hormonal durante más de un año, su transición no fue fácil. Sin embargo, todos ya pueden apreciar los impresionantes resultados. 

“Creo que ahora me siento como una persona real. Como, todo era gris antes. Estaba vivo, pero no estaba vivo, si eso tiene sentido. Actuaba como una persona real y hacía cosas que la gente real hacía pero todo parecía fingido”, contó en Reddit. 

Instagram @tayloraves

El cambio fue increíble desde el principio

“Solo tuve estrógeno en mi cuerpo durante un par de días y todo cambió notablemente. Era como si una alarma hubiera estado sonando en la parte posterior de mi cabeza toda mi vida y estaba tan acostumbrado que pensé que era normal, pero de repente desapareció y por primera vez en mi vida pude vivir y escuchar todo tan claramente sin que la alarma ahogue todo”, explicó la joven. 

“Era como si pudiera ver colores por primera vez, como si nunca hubiera sonreído realmente y solo estaba aprendiendo cómo se sentía, como si nunca hubiera notado todos los hermosos árboles, flores, malezas y rocas a mi alrededor. Entonces, cuando mi cuerpo comenzó a cambiar, me despertaba todos los días emocionado de notar algo nuevo”, continuó. 

Instagram @tayloraves

El cambio en el cuerpo de Taylor era notorio. Sus músculos se encogieron repentinamente, sus pechos crecieron, y la piel estaba más suave y sensible al tacto.

“Empecé a ver a una persona real en el espejo. La máscara que había usado toda mi vida se desvanecía lentamente y cada día mi reflejo tenía más y más sentido”, relató.

Instagram @tayloraves

En el aspecto emocional se gestaba un torbellino también

“Experimenté emociones que ni siquiera sabía que existían. Lloraría por un lindo meme en Instagram o una conmovedora historia de otra chica trans y se sintió como puro éxtasis. Cuando me sentía enojado o triste, no tenía que embotellar las cosas y dejarlas salir en estallidos de ira. Podía llorar, sentir y experimentar la tristeza y sentir que se derretía lentamente”, dijo. 

Instagram @tayloraves

Taylor al fin se sentía “real” gracias a su cambio de género.

Ahora se declara como una persona feliz, contenta, agradecida y que está haciendo lo correcto. 

Puede interesarte