Por Cristofer García
12 julio, 2022

Brandy Bottone creyó que iba a convencer a los policías de que el bebé que lleva en su vientre contaba como pasajero para ir en el carril de la autopista para autos con alto flujo de personas. Terminó con una multa de 215 dólares.

Las leyes están hechas para que la sociedad tenga estabilidad y pueda desarrollarse de forma sin problemas, pero hay quienes quieren pasar por encima de las normas a como de lugar. Incluso tratar de buscar formas creativas de saltarse las reglas, pero al final suelen terminar en problemas por querer pasarse de listo.

También están aquellos que quieren aprovecharse de su condición saltarse las normativas, tal como ocurrió con el caso de una mujer en Dallas, Texas, Estados Unidos. La madre, para ahorrar tiempo en el tráfico de la autopista Highway 75 Sur, decidió irse por el canal para vehículos de alta ocupación, a pesar de viajar sola.

Jason Janik

Por ello, cuando un policía le preguntó por qué viajaba por ese carril si nadie la acompañaba en el automóvil, sacó una excusa muy atrevida para salirse del problema: argumentó que el otro pasajero era el bebé que lleva en su vientre.

“Conducía para recoger a mi hijo. Sabía que no podía llegar un minuto tarde, así que tomé el carril de vehículo de alta ocupación. Cuando salí del carril, había un puesto de control al final de la salida. Pisé los frenos y la policía me detuvo. Se asomó y preguntó: ‘¿Hay alguien más en el auto?’ Me señalé el estómago y dije: ‘Mi bebé está justo aquí. Ella es una persona”, relató Brandy Bottone, en conversación con Dallas News.

Jason Janik

“Él dijo: ‘Oh, no. Tiene que ser dos personas fuera del cuerpo. Un oficial me hizo caso omiso cuando mencioné que este es un bebé vivo, de acuerdo con todo lo que está pasando con la revocación de Roe v. Wade (ley para interrumpir el embarazo). Él estaba como, ‘No quiero lidiar con esto’. Dijo: ‘Señora, significa dos personas fuera del cuerpo'”, agregó.

Fue así como siguió debatiendo con el policía, intentando que cambiara de opinión y al dejaran pasar sin perder más tiempo, pero no funcionó. “Me hizo señas para que hablara con el próximo policía que me dio una citación“, detalló.

Jason Janik

Al final la multaron por 215 dólares por querer saltarse la ley de tal forma. “Esto me tiene hirviendo la sangre. ¿Cómo podría ser esto justo? Según la nueva ley, esto es una vida. Sé que esto puede caer en oídos sordos, pero como mujer, fue impactante“, enfatizó Brandy.

Puede interesarte