Por Cristofer García
24 febrero, 2021

Mayla y Sofía, de 19 años, nunca se sintieron como niños y siempre quisieron llegar al punto de cambiar su identidad. Son el primer caso de gemelas trans en el mundo.

La sociedad ha evolucionado en los últimos años a una más inclusiva, aunque todavía falta mucho camino por recorrer. Gracias al activismo, cada vez son más las personas que no sienten miedo a mostrarse con la identidad con la que se sienten cómodas, así como lo hicieron estas gemelas.

Mayla y Sofía son dos hermanas de Tapira, Minas Gerais, Brasil, quienes, a pesar de haber nacido como niños, nunca se identificaron de tal forma y ahora, con 19 años, han decidido juntas hacer la transición a mujer.

Mayla Rezende

Esto ha sorprendido tanto a su país como al mundo entero, porque no se había conocido un caso de gemelas trans antes. “Este es el único caso reportado en el mundo“, comentó el doctor José Carlos Martins, del Transgender Center Brasil, según reseñó Ndtv, quien fue el encargado de la cirugía.

Sofía Albuquerck

Ha sido un sueño cumplido para ambas, porque es una decisión que habían tomado desde hace mucho tiempo.”Siempre amé mi cuerpo, pero no me gustaron mis genitales. Soplaba semillas de diente de león en el aire y deseaba que Dios me convirtiera en una niña“, dijo Mayla Rezende, en conversación con AFP.

Mayla, quien estudia medicina en Argentina, estuvo más que satisfecha con el cambio e incluso lloró al verse con su nueva imagen. Mientras, su hermana, Sofía Albuquerck, alza la voz por todo lo que sufrieron el proceso, en el cual solo contaron con el apoyo mutuo.

“Vivimos en el país más transfóbico del mundo”, expresó Albuquerck, quien estudia ingeniería civil en Sao Paulo. Sobre lo cual, Rezende añadió que “nuestros padres no tenían miedo de lo que éramos, tenían miedo de que la gente nos maltratara“.

Mayla Rezende

Siempre contaron el apoyo de su familia, quienes respetaron y respaldaron su decisión. Fue su propio abuelo quien subastó una de sus propiedades para pagar las cirugías, que costaron en unos 20.000 dólares.

Mientras, su madre siempre había sospechado de sus inclinaciones y se sintió feliz de que se declararan trans. “Ni siquiera recuerdo haber pensado en ellos como niños. Para mí, siempre fueron niñas“, señaló.

Sofía Albuquerck

“En mi corazón, siempre supe que eran niñas y que estaban sufriendo. Estoy molesta conmigo misma por no darles nunca una muñeca o un vestido, por no hacerlas más felices cuando eran niñas”, agregó la mujer de 43 años.

Sin embargo, ellas no dejan de sentir orgullo por su mamá. “Siempre que alguien nos hacían algo en la calle, lo primero que queríamos hacer era ir a casa y decirle a nuestra mamá que nos diera un abrazo. Era como una leona. Siempre nos protegió ferozmente“, dijo Rezende.

Mayla Rezende

La futura doctora también expresó satisfacción por cómo se ha desarrollado todo el tema de su identidad y quiere ser ejemplo para otras personas. “Estoy orgullosa de ser una mujer trans. He vivido con miedo a la sociedad durante demasiado tiempo. Ahora estoy pidiendo respeto“, dijo.

https://www.instagram.com/p/CLhPdoIAJ3p/?utm_source=ig_web_copy_link

Mientras, su hermana manifestó que “Dios creó las almas, no los cuerpos. Quiero ayudar a la gente a ver que también somos seres humanos“.

Puede interesarte