Por Camilo Morales
16 August, 2021

Las atletas, que ganaron medalla de bronce, agradecieron a sus familias y su comunidad escolar por ayudarles en la difícil tarea de equilibrar estudios con su entrenamiento. “Nos daban la ayuda para ponernos al día”, dijo Jessica Gadirova.

En las competencias de los Juegos Olímpicos existen deportistas que todavía no han cumplido la mayoría de edad y que siguen siendo adolescentes. Sumado a eso, muchos de ellos continúan asistiendo al colegio y pensando en su educación. 

Tokio 2020 no fue la excepción y dentro de estos deportistas jóvenes compitieron Jessica y Jennifer Gadirova, las apodadas “gemelas olímpicas”, quienes lograron llevarse una medalla de bronce para Gran Bretaña en gimnasia.

Reuters

Lo curioso es que, luego de haber logrado un espectacular desempeño y haber vuelto a su país con un puesto en el podio, las adolescentes de 16 años recibieron sus calificaciones y diplomas del Certificado General de Educación Secundaria, por haber aprobado el tercer y cuarto grado.

Además de su rendimiento en el deporte, las gemelas también han tenido un buen rendimiento a nivel académico. Esto porque, según información de BBC, planean quedarse en una escuela estatal para poder estudiar la carrera de deporte y gestión.

Steve Parsons/PA Media

Y es que para un deportista de élite no es tan fácil poder equilibrar sus estudios con la exigencia de las competencias y entrenamientos de preparación de cara a unos Juegos Olímpicos. Es por eso que tanto Jessica como Jennifer agradecieron a su círculo cercano por el logro de haber completado la enseñanza secundaria.

Fue muy difícil, y no hubiera sido posible sin el apoyo de nuestros maestros y entrenadores. Cuando había días que teníamos que faltar a la escuela debido al entrenamiento, nos daban la ayuda para ponernos al día“, explicó Jessica.

Steve Parsons/PA Media

Tanto en el deporte como en la vida cotidiana, las hermanas gemelas se han apoyado mutuamente. Según Jennifer, “hicimos todas las finales y todas las competencias juntas, lo cual fue una experiencia increíble, porque no todos tienen a sus hermanos o alguien cercano con ellos todo el tiempo“.

Junto con eso, explicó que ambas se llevan muy bien y que siempre han sido muy unidas. “Ella es mi mejor amiga, siempre estamos juntas, así que se sintió muy bien. Es difícil explicar la experiencia, pero cuanto estamos juntas es encantador“, cerró Jennifer.

AP

Las atletas también agradecieron a su escuela, Aylesbury Bale, cuyas autoridades las dejaron tener mallas flexibles para que así pudieran asistir a los estrictos entrenamientos de preparación para Tokio 2020.