Por Cristofer García
29 junio, 2022

Tyce Pender, de 14 años, solo quiere que Eric Jenkins sea formalmente el su padre y el de su hermano, pero lamentablemente el trámite es costoso. Es por ello que quiso apoyar con lo que podía.

Hay personas que tienen cosas muy claras en la vida a pesar de su corta edad. Existen casos de adolescentes que están preocupados de cosas más importantes para ellos, mientras la mayoría se fijan en cosas materiales. Ese es el caso de Tyce Pender, un chico de 14 años que comenzó a trabajar cortando césped por un conmovedor motivo.

Luego de tener una niñez complicada, sin padre biológico, Tyce solo recuerda la figura de Eric Jenkins como su papá. Es por ello que trabajar en este oficio de jardinería con el objetivo de recaudar el dinero suficiente para pagar los gastos legales para que su padrastro pueda adoptarlo a él y a su hermano mayor, Tylee, de 15 años.

Eric Jenkins

“Ha sido una figura paterna para mí desde que tenía 2 años. Él siempre ha estado ahí para nosotros y me ayuda con todo lo que necesito, como la tarea”, contó Tyce en conversación con Today.

Aunque Marcy y Erick quieren que proceda la adopción, para que legalmente sean sus hijos después de criarlos casi toda su vida, aún existe una importante barrera: lo costoso que resultan los trámites legales. Al tratarse de varios miles de dólares que no disponen, el pequeño Tyce decidió colaborar a su manera.

Eric Jenkins

“Esto es importante porque Eric me enseña respeto, independencia y lo que se supone que debe ser un hombre. Si algo le pasa a mi mamá, Eric es con quien me gustaría vivir”, dijo Tyce.

“La corte es cara. Pensé que podría ganar suficiente dinero para pagar la adopción“, agregó el joven.

Aunque Tyce no sabía usar la cortadora de césped, no se rindió y se propuso a aprender. Su padrastro, quien trabaja como maquinista, y su mamá le dieron el apoyo, por lo cual decidieron comprarle su propia podadora. Tyce no podía estar más contento y no tardó en anunciar su emprendimiento por redes sociales.

Eric Jenkins

“Tengo gafas de seguridad y guantes y espero encontrar algunas yardas para cortar y tal vez incluso mantenerlos. Voy a la escuela durante la semana y estoy disponible algunas tardes y todo el día los sábados y domingos. También tengo un soplador de hojas eléctrico y un rastrillo. Quiero convertir esto en un negocio para poder tener mi propio emprendimiento”, escribió el joven su cuenta en Facebook.

Fue así como vecinos se interesaron en contratarlo para apoyar su trabajo.

Puede interesarte