Por Alejandro Basulto
22 mayo, 2020

En el 2014, Chase Smith comenzó su batalla contra el cáncer, teniendo a sus 18 años esta enfermedad expandida por casi todo su cuerpo. No le queda mucho y quiso dedicar el tiempo que le queda al amor.

La vida de Chase Smith desde los 12 años se volvió dura y con un gran reto que él siempre luchó por superar. Debido a que esa edad fue diagnosticado con el sarcoma de Ewing, comenzando entonces su batalla contra el cáncer en el año 2014. Pasó por momentos muy críticos, como también, hubo años, como el 2016 y el 2019, donde logró evitar los peores efectos de tener tumores malignos en su cuerpo. Sin embargo, tristemente lo peor estaba por venir. Le llegaría una noticia tan devastadora, que no le daría más opción que tomar varias decisiones importantes en muy poco tiempo. Entre ellas, una relacionada con el amor.

Jeff Mills/Facebook

Debido a que fue en marzo del 2020, que este joven de ahora 18 años recibió la noticia de que sus tumores, que había logrado anteriormente controlar, no solo habían regresado, sino que además estaban creciendo por su pulmón, espalda y cadera, para en abril más encima, haber alcanzado el revestimiento de su cerebro. La reacción de sus seres queridos, fue pronta y solidaria, creando un GoFundMe para costear los altos costos del tratamiento de Chase contra el cáncer, logrando recaudar 100.000 dólares hasta hoy.

“Si has tenido el privilegio de ver a Chase nadar, has visto el impulso y la competitividad que arde en su alma (…) Si has tenido el privilegio de conocer a Chase en persona, has visto la bondad y la solidaridad, la lealtad y la justicia que brota de su espíritu. ¡Su fe es fuerte, su lucha es fuerte y tiene el apoyo y el amor de una pequeña comunidad con un gran corazón!”

– aparece escrito en su sitio en GoFundMe.

Jeff Mills/Facebook

Sin embargo, a sus tempranos 18 años, en abril le dieron tan solo tres o cincos meses de vida. Pero Chase no se iba a quedar de brazos cruzados, lamentándose por ese pronóstico. Sino que al menos, iba a hacer sus más ansiados sueños realidad. Siendo el más importante, casarse con su novia Sadie Mills, de 18 años, organizando una ceremonia de boda en solo cuatro días en Indianápolis, Indiana, Estados Unidos. Todos los padres (o suegros) estaban de acuerdo, y de hecho, fue el papá de Chase quien le mencionó inicialmente dicha posibilidad.

“Dijo: ‘Puedo decir en tu comportamiento que te casarás con Sadie algún día. Quiero que sepas si eso está pasando por tu mente en este momento, tu madre y yo te apoyamos al 110 por ciento’ (…) Les dije cuánto había cambiado Sadie mi vida y cuánto la amaba, lo especial que había sido para mí, el simple hecho de que no haya nadie con que haya podido hablar sobre mi vida personal y mi viaje por el cáncer, como sí puedo hacerlo con ella (…) Ella puede calmarme en muchos escenarios en los que nadie más puede”

– contó Chase Smith al medio USA Today.

Jeff Mills/Facebook

Chase y Sadie solo llevaban seis meses saliendo y estaba en la escuela secundaria, pero su amor era tan fuerte y tan real, que sus familias rápidamente lo reconocieron. Explicando Sadie, que vio en Chase un hombre dulce, educado y que: “ahora, él es todo lo que importa”. Celebrando ambos su matrimonio, en una ceremonia sencilla con los seres queridos más cercanos reunidos, tomándose ambos jóvenes de la mano en la entrada del camino de la casa de los padres de Sadie, donde los dos se habían dado su primer beso meses antes.

“Las personas preciosas en tu vida, la cantidad de tiempo que están en tu vida, toma cada momento que tengas con ellas (…) Disfruta y da todo lo que puedas en esas relaciones cuando su amor incluye a Dios”

– declaró Chase.

Ambos jóvenes y sus dos familias, se fundan en la cristiandad, basando en esto sus esperanzas de que ocurra un milagro y Chase pueda vivir por más tiempo en la Tierra. Una relación de película, llena de amor y esperanzas, ante la cual, todos deseamos que les ocurra lo mejor y sean muy felices juntos.

Puede interesarte