Por Cristofer García
9 November, 2022

“Mi promesa fue que iba a poner un cartel por el auto para que la gente sepa la grandeza de Dios y el milagro que hizo en mi hijo”, dijo Sonia Raquel Bolla, quien festejó cuando recibió la noticia de que su hijo no tiene cáncer.

Solo los padres entenderán lo difícil que es lidiar con que su hijo tenga algún problema de salud grave, porque en esas circunstancias solo se espera que su pequeño mejore pronto y pueda tener una vida normal. Sin embargo, a veces para llegar a ese punto de recuperación se debe pasar por un proceso largo y doloroso, en el que nadie quisiera estar.

Es por ello que las madres y los padres harán lo que esté a su alcance para echarle una mano a sus pequeños en estas circunstancias. Eso lo sabe muy bien Sonia Raquel Bolla, una mamá de la ciudad de Mariano Roque Alonso, Paraguay, quien recientemente tuvo que lidiar con un momento fuerte cuando su hijo de 1 año y 8 meses enfermó.

“Hace 15 dias, a mi bebé le comenzó a sangrar la nariz, primero era solo una fosa, luego las dos fosas nasales y con abundancia, además le comenzaron a salir manchas en la piel y moretones, lo llevé a consultar en Clínicas y el doctor me derivó a urgencias. Ahí me dijeron que posiblemente era leucemia, yo me asusté y comencé a llorar”, comentó Sonia, según reseñó Extra.

Sonia Raquel Bolla

Cuando creyó que su hijo podría tener cáncer, la madre entró en una profunda preocupación porque sabía que estas situaciones son sumamente graves. Sin embargo, trató de agotar todas las instancias posibles para descartar esta enfermedad oncológica.

Para ello necesitó que el bebé se sometiera a un examen de médula ósea. “Ahí comenzó mi miedo, primero aceptamos, luego recordé que al hijo de una amiga le hicieron y era muy doloroso, dije que mi bebé no iba a aguantar y me negué”, recordó. Sin embargo, logró ser convencida porque era urgente hacerle esta prueba.

“El lloró muchísimo en mis brazos, mientras le ponían la anestesia y de a poco quedó dormido, le bajé en la cama y salí llorando de ahí, mi miedo era que no despertara más, entré en la sala, me arrodillé y recé a Dios le decía que le saque el dolor a mi hijo y me dé a mí, que yo podría aguantar más que él. Lloré muchísimo y mi marido me decía que sea fuerte, 10 minutos después le trajeron a mi hijo todo lánguido con varios doctores y pensé que pasó algo malo”, relató.

Sonia Raquel Bolla

Sin embargo, para su fortuna el bebé había soportado bien la prueba y el fin de semana llegaron las buenas noticias, con los resultados del examen. Ahí le informaron que su hijo no padecía leucemia. “Yo sé que Dios lo sanó y mi promesa fue que iba a poner un cartel por el auto para que la gente sepa la grandeza de Dios y el milagro que hizo en mi hijo”, expresó.

Fue así como Sonia puso un cartel en la parte trasera de su vehículo que decía: “Gracias a Dios, el pronostico no fue leucemia, gracias por la vida y la salud de nuestro hijo, José Salomón. Tu familia te ama. Agradecemos a los doctores, licenciados del hospital de Clínicas por la excelente atención desde el primer momento”.

Puede interesarte