Por Macarena Faunes
23 agosto, 2019

“Obviamente preferiría no sentarme en el piso sucio de un tren en movimiento para amamantarlo, no era el mejor lugar, pero realmente no tenía muchas opciones ya que él tenía hambre”, relató Sophie Molineau al diario británico Mirror.

Ser madre es lo suficientemente difícil como para que personas sin corazón te hagan la vida imposible. Estamos preocupadas del bienestar de nuestros hijos, que no les falta nada, y solo pedimos un poco de comprensión y empatía por parte de la sociedad. Ponte en el lugar de nosotras y ayúdanos a generar una sociedad más caritativa con todas aquellas que ejercemos la maternidad.

Kennedy News and Media

“Estaba tan sorprendida. No se movió una sola persona.

Chester ahora tiene una edad en la que cuando quiere amamantar, simplemente tira de mi polera y lo hace muy obvio, fue uno de esos momentos en que simplemente tuve que amamantarlo”.

-Sophie Molineu a Mirror-

Sophie Molineux

Siempre priorizando el bienestar de su hijo, Sophie prefirió darle de comer de esta manera antes que no hacerlo.

Sophie Molineux

“Obviamente preferiría no sentarme en el piso sucio de un tren en movimiento para amamantarlo, no era el mejor lugar, pero realmente no tenía muchas opciones. Estaba preocupada por la seguridad de Chester”.

-Sophie Molineu a Mirror-

Sophie Molineux
Sophie Molineux

Debemos trabajar en una sociedad más empática con aquellos que están pasando por situaciones únicas y especiales. Madres con niños pequeños, embarazadas, discapacitados y ancianos. No sabemos las batallas que están luchando interiormente, por lo que ser amables sería de gran ayuda para ellos. Si ves que algunas de estas personas necesita un asiento en un transporte público, ofrécele uno. Ponerse en el lugar del otro es una gran virtud que debemos trabajar.

Puede interesarte