Por Valentina Miranda
10 November, 2022

Sinead Lynch, de 33 años, intentó tener un segundo hijo por mucho tiempo, pero su cuerpo y otras circunstancias parecían impedírselo. Ha cargado con los traumas, pero al fin la vida le sonrió con el nacimiento de Ardal. “Espero que ahora se sienta más positivo”, dijo según Metro.

El deseo de tener un hijo y agrandar la familia le pertenece a muchas mujeres en el mundo, pero no es tan sencillo como parece. Cada una es diferente y vive en situaciones distintas, por lo que el camino a seguir puede ser bastante duro en algunos casos.

Sinead Lynch es una mujer de 33 años que vive en Stockport (Inglaterra) junto a su pareja Daniel Kenyon, de 44, y su hijo Jonas de 6, y siempre tuvo el deseo de tener un segundo pero por un tiempo parecía ser algo imposible de suceder, hasta que le dio la bienvenida a Ardal.

Daniel Kenyon

Ardal es un nuevo capítulo en la vida de la pareja después de que pasaran por una racha de angustia y miedo que duró 4 años. En ese período, Sinead sufrió 4 pérdidas espontáneas con las que ha tenido que lidiar.

Su hija Pearl falleció a las 20 semanas en el 2018, y en el 2019 terminó otro embarazo a las 12 semanas. Durante el confinamiento en el 2020 dio a luz a Rian, quien perdió la vida a las 20 semanas y en el 2021 sufrió la pérdida de otro hijo a las 11 semanas debido a un embarazo molar.

Daniel Kenyon

Los médicos diagnosticaron a Sinead con un trastorno inmunológico, el cual hace que el cuerpo ataque a las células del embarazo. Algo bastante desalentador para ella y su familia, y aunque los doctores trataban de animarla, ella sentía que ignoraban el trauma por el que estaba pasando.

“Trabajo en una guardería y miraba a algunos de los niños y pensaba ‘esa es la edad que Rian tendría'”, dijo Sinead según Metro. “Cuando veo a personas que han tenido varios bebés en el tiempo que hemos tenido uno, es un poco difícil, agregó.

Es por eso que la familia se ha involucrado en organizaciones benéficas para apoyar a quienes han sufrido casos similares.

Daniel Kenyon

Después de su última pérdida consiguió su actual trabajo y quedó embarazada de Ardal, quien nació sano y salvo, algo que ella y su familia celebra.

“Tuve covid durante el embarazo más reciente, pero estuvo bien porque estaba vacunada. Jonas es tan feliz que está obsesionado con su hermano pequeño, comentó de acuerdo al medio. Él sabe que eran cuatro, tiene amigos que han perdido hermanos. Cuando le dijimos que estaba embarazada de 24 semanas, una de las primeras cosas que preguntó fue: ‘¿Se va a morir el bebé?‘”, agregó.

Ahora solo le queda disfrutar de una buena vida junto a sus dos hijos. “Estoy feliz porque las cosas han funcionado, espero que ahora se sienta más positivo”, dijo según Metro. Se vienen días maravillosos para la familia.