Por Luis Lizama
29 September, 2020

“Mi hija tiene una segunda oportunidad”, dijo la madre de 37 años al salir del hospital en Lima (Perú).

No hay cosa más grande que el amor de una madre. Es una conexión especial, que nace desde el vientre y que crece junto al bebé. Son capaces de dar su vida por aquel bebé, y lo harían sin dudarlo. En esta oportunidad queda demostrado una vez más.

Diana Díaz es una mamá de 37 años que salvó la vida de su bebé de 10 meses, al donarle parte de su hígado. El pequeño fue diagnosticado con cirrosis hepática cuando tenía 2 meses de vida y necesitaba un nuevo órgano para salir adelante. Su madre era una opción y ella no lo dudó un segundo: Le dio una segunda oportunidad.

Fueron dados de alta y finalmente pudieron regresar a casa, como la hermosa familia que son.

EsSalud

Vivieron momentos complejos y de angustia: Aquella sensación que solo se experimenta con un hijo, donde ves peligrar al tesoro más grande que puedes tener.

“Fue una etapa dura, pero hoy mi hija ha tenido una segunda oportunidad de vida, nuestra recuperación se viene desarrollando de forma óptima y esperemos que siga así”.

Dijo Diana Díaz a medios locales.

EsSalud

Todo ocurrió en las instalaciones del hospital Nacional Edgardo Rebagliati Martins, de EsSalud.

La corta edad del bebé agregaba una complejidad extra, pero gracias al gran trabajo de un equipo multidisciplinario de la Unidad de Transplante, se logró el objetivo. Esto también nos recuerda la importancia de ser donante.

“En la semana de la Donación de Órganos y Tejidos que venimos conmemorando, la bebé de Diana se convierte en nuestro símbolo de la campaña, pues ella ahora, gracias al pedacito de hígado que recibió de su mamá podrá seguir viviendo, y realizar su vida con total normalidad”.

Comentó la Presidenta de EsSalud, Fiorella Molinelli a medios locales.

EsSalud

Sumado a esto se debían tener precauciones extra, debido al coronavirus. Por fortuna todo terminó perfecto: Primero fue dada de alta Diana y posteriormente su pequeño. Papá las esperaba afuera.

El caso de la pequeña era difícil de tratar, pero la Presidenta de EsSalud siguió muy de cerca el caso y siempre monitoreando la situación.

EsSalud

Por fortuna en este caso todo terminó  bien, con una familia feliz y una niña cada vez más sana. 

Esta segunda oportunidad de vida es un verdadero regalo de mamá.

Puede interesarte