Por Camilo Morales
17 noviembre, 2021

Se trata de Luna y Ema, hijas de Kayla Ibarra, quien ahora esa activista por los niños prematuros. “Queremos que el mundo sepa que pueden sobrevivir y que pueden prosperar”, dijo.

El embarazo es una etapa en la cual se requieren los máximos cuidados para que se desarrolle de forma normal y sea saludable tanto para la madre como para el bebé. Eso también es algo que se toma en cuenta en las salas de urgencias al momento de realizar un parto.

Sin embargo, hay ocasiones en que las cosas, lamentablemente, pueden ir mal, ya sea por distintos motivos. Ahí se requiere un alto conocimiento de parte del equipo médico, para que la vidas del bebé y de la madre no se pongan en riesgo.

Kayla Ibarra

Y la historia de Kayla Ibarra, la cual fue publicada en Love What Matters, tiene mucho que ver con eso. Esta mujer, luego de tener su primer hijo con su esposo, Noah, intentaron tener su segundo hijo, que era algo que deseaban desde siempre.

Kayla Ibarra

Fue así que quedó embarazada muy rápido, pero sorprendentemente, cuando asistieron a uno de los ultrasonidos, el médico les dijo que no era un bebé, sino que dos. “Llamé a mi esposo que estaba en la sala de espera. Se emocionó al saber que íbamos a tener gemelos“, explicó

Kayla Ibarra

Su embarazo se desarrolló con normalidad, pero fue en un par de meses en donde comenzaron los problemas, ya que comenzó a sentir contracciones demasiado pronto. Al comienzo la atención fue muy lenta por parte del hospital al cual asistió, por lo que se demoraron mucho en ponerla en trabajo de parto. 

Tuvieron que llevarla a urgencias en donde rompió su bolsa. Las contracciones eran demasiado fuertes, tanto así que los médicos le dijeron que su embarazo no iba bien, porque sus hijas nacerían prematuras. “Entre lágrimas les pregunté: ‘¿Qué va a pasar con mis hijas?’ y ellos dijeron: ‘Los bebés nacerán hoy y morirán‘”, contó.

Kayla Ibarra

Su familia se enteró y todos comenzaron a desesperarse por el futuro de las gemelas. Así, hizo el trabajo de parto, aunque los bebés tuvieran que nacer fallecidos. Pero Kayla sintió que lo que vivía en ese recinto era negligencia médica, por lo que decidó irse hasta otro hospital, el UCIN, en Londres, Inglaterra.

Ahí dio a luz a las gemelas y gracias al trabajo de los médicos lograron salvarles la vida. “Estaban vivas, estaban estables (…) Necesitaban realizarles un montón de exámenes para la neumonía y cosas así“, explicó la mujer.

Kayla Ibarra

Finalmente Kayla fue ayudada por un equipo médico que logró estabilizar a sus hijas. “Mi vida cambió para siempre. Estaba dañada, pero cuando las miré, supe que valía la pena todo lo que pasé”, dijo la mujer.

Luna y Ema son dos niñas que nacieron prematuras y que lograron sobrevivir, a pesar del peligro que tuvieron que pasar. “Queremos que el mundo sepa que pueden sobrevivir y que pueden prosperar. Ahora somos embajadores del hospital que salvó a mis gemelas“, cerró.

Puede interesarte