Por Felipe Costa
30 diciembre, 2020

Los tres estudiantes rusos decidieron quedarse vigilando los monitores al mismo tiempo que le brindaban compañía y seguridad a una paciente que se encontraba en estado crítico. El sacrificio rindió frutos.

A lo largo de la pandemia por COVID-19 los médicos de todo el mundo han demostrado ser más que profesionales, sino que verdaderas personas. Muchos han sacrificado toda necesidad personal por mantener a sus pacientes estables y sanos. Ahora en Rusia, unos aspirantes a doctores nos enseñan lo que es la preocupación por una paciente al acompañarla en uno de sus momentos más críticos dentro de la sala del hospital.

Apoyo – Pixabay

La foto que hoy circula por el mundo quiebra corazones, y es que se trata de tres estudiantes de medicina que cruzan por el duro internado en tiempos de coronavirus, pasando la noche junto a una paciente con COVID-19 que sufría de serios ataques de pánico, por lo que necesitaba de un intenso cuidado.

El estado de la paciente era de por sí grave por la enfermedad y a esto se le sumaron los trastornos de ansiedad, fue entonces que los aspirantes a médicos decidieron acompañarlo a pesar de que sus turnos ya habían terminado.

Apoyo – Pixabay

La mujer no debía quitarse la mascarilla, por lo que entre los tres organizaron turnos de vigilancia durante la noche entera. Conectada a un ventilador, comenzó a sufrir el primer ataque de pánico, lo que la llevaba a quitarse la mascarilla en un intento de no querer ahogarse. Sin embargo fue la compañía la que la ayudó a estabilizar su estado mental, haciéndola sentir segura.

La foto en cuestión fue tomada por un compañero que vio el extraordinario momento y posteriormente decidió compartirla en la página web del mismo hospital CMSCh 38 de la FMBA rusa, viralizando la imagen que cuenta mucho con tan poco.

En la foto pareciera que están durmiendo, pero realmente están haciendo rondas de vigilancia. Habiendo terminado su turno en la noche, fueron llamados a las 2 de a madrugada para atender a la paciente.

CMSCh 38

Sacrificios de este estilo nos cuentan lo noble que es la profesión, en tiempos donde deberíamos considerar tener mayor comprensión con aquellos héroes que lo dan todo por mantenernos a salvo.

Puede interesarte