Por Diego Aspillaga
31 agosto, 2020

Aproximadamente unos 10 empleados de la tienda Coppel auxiliaron a la madre. Tres de ellos asistieron el parto directamente y el resto se encargó de traer toallas, kit de primeros auxilios, cerrar ese espacio de la tienda y llamar a la ambulancia.

Luego de pasar todos los meses de su embarazo sobreviviendo a la pandemia provocada por el coronavirus, Elizabeth al fin era libre de salir, de comprar las cosas que necesitaba para recibir a su hijo y de relajarse antes de ser madre. 

Pixabay

Lo que ella no sabía era que su pequeño hijo llegaría en el tiempo y en el lugar más inesperado de todos. Afortunadamente para esta madre su su bebé, hubo gentiles desconocidos que los ayudaron en el minuto que más lo necesitaban.

La mujer, oriunda de Sonora, México, fue de compras con una prima a la tienda Coppel el pasado 15 de agosto cuando todo se detuvo por un momento. Elizabeth estaba en el Coppel de Kennedy, Nogales buscando un nuevo colchón acompañada de su prima cuando las contracciones comenzaron.

Sopitas

Todo evolucionó tan rápido que el personal de la tienda tuvo que reaccionar y ponerse inmediatamente en “modo parto”, publicó Sopitas.

Aproximadamente unos 10 empleados de Coppel auxiliaron a Eli. Tres de ellos asistieron el parto directamente y el resto se encargó de traer toallas, kit de primeros auxilios, buscar un tapete, cerrar ese espacio de la tienda y llamar a la ambulancia.

Sopitas

Afortunadamente, los colaboradores mantuvieron la calma en todo momento.

Gracias a las capacitaciones en primeros auxilios que ofrece Coppel, pudieron recibir a Julián (así llamaron al bebé) de manera exitosa. Una ambulancia de la Cruz Roja llegó al lugar para trasladarlos a un hospital y ser revisados. Elizabeth no necesitó ni oxígeno y al otro día fueron dados de alta. 

Sopitas

La afortunada mujer después compartió una imagen de su hermoso bebé, el que se encuentra en perfectas condiciones a pesar de haber nacido en el pasillo de una tienda y no en un hospital como sus padres habían planeado.

Sopitas

Finalmente, Coppel le dio un obsequio a la familia del bebé, además de un paquete para el recién nacido que se le entregó al momento Julián llegó al mundo. En todo momento hubo apoyo de parte de la tienda y siempre se siguieron todos los protocolos de higiene y seguridad.

Puede interesarte