Por Diego Cid
7 junio, 2017

Cantó a pesar de no percibir ningún sonido.

La vida puede sorprendernos con grandes desafíos que cambian por completo el mundo al que estamos acostumbrados, pero eso no significa que debamos desistir de nuestra pasión o abandonar nuestros sueños y metas. Así. Mandy Harvey, una cantante que perdió su oído, encontró la forma de seguir desarrollando su talento.

Fue una sorpresa cuando una chica se paró descalza sobre el escenario del programa America’s Got Talent para hacer su presentación frente al jurado.Todo empieza a tomar sentido cuando vemos a su intérprete y nos enteramos a través de una pregunta de Simon Cowell que ella es, de hecho, sorda.

A los 18 años, perdió su audición cuando sus nervios se deterioraron a raíz de un desorden del tejido conectivo. Ella cantaba desde los 4 y debió dejar la música.

YouTube
YouTube

Pero no por mucho, pues se replanteó la forma en que desarrollaba su talento.

Usando memoria muscular, afinadores visuales y confiando en su tono aprendió una vez más cómo cantar. Es la misma razón por la que llegó descalza al escenario, pues así puede sentir el ritmo a través de las vibraciones.

YouTube

Entonces Mandy interpretó una canción original, titulada Try, que terminó en un público de pie totalmente rendido ante ella y un aplauso en lengua de señas.

YouTube
YouTube
YouTube

Después de su increíble espectáculo, Simon le dice que no necesitará de una intérprete para lo que viene a continuación y entonces presiona el botón dorado que le permitirá llegar directamente a las presentaciones en vivo.

YouTube
YouTube

«Nunca pienso que voy a ser sorprendido por la gente y entonces apareces tú. Fuiste tú, tu voz, tu tono y tu canción fue hermosa. Felicitaciones. ¿Sabes algo? Nos hemos encontrado el uno al otro».

Simon Cowell.

Puedes ver el emocionante momento aquí:

YouTube

Sin duda nos ha dado a todos una lección sobre perseguir nuestros sueños con esfuerzo y no rendirnos ante las dificultades de la vida. ¿Qué te ha parecido su presentación?

Puede interesarte