Por Cristofer García
25 July, 2022

“A las madres de estos pequeños: felicidades. Qué niños tan maravillosos están criando. Fabricio es un chico muy afortunado. Que todas las personas autistas vivan la alegría de la inclusión”, dijo Mariana Caminha, madre del chiquillo.

Algo que deben aprender los niños desde edades muy tempranas es la importancia de respetar a los demás chiquillos, porque las diferencias con otros no son razones para discriminar de ningún modo. De hecho, es primordial que sepan cómo integrar a otros pequeños.

Aunque en ocasiones no siempre es así, también existen casos conmovedores como el que vivió Fabricio, un niño con autismo en Aguas Claras, en el Distrito Federal de Brasil, el cual recibió una gran bienvenida cuando quiso jugar fútbol con otros chiquillos.

Mariana Caminha

Así lo relató su madre, Mariana Caminha, en su cuenta en la red social Instagram, donde resaltó la buena voluntad de este grupo de niños para permitir a su hijo integrarse de forma correcta al partido, sin importar que no supiera cómo jugar.

“Un grupo de chicos jugaba fútbol en la cancha de al lado y Fabricio dijo que él también quería jugar. Antes de llevarlo, llamé a uno de los niños, el más grande, y le dije: ‘Hola, ¿cómo estás? Mira, ese niño de allá quiere jugar contigo. Es autista, no entiende muy bien las reglas. Si puedes echarle una mano, ¡sería genial!'”, contó Caminha.

Mariana Caminha

“Me miró, hace una señal de muy bien. Salí de escena y el resultado que vi fue este del video: un hermoso momento de recepción e inclusión. Una cadena preciosa que empezó con este chico llamado Alexandre y que fue de niño en niño de una manera tan natural y genuina que me quedé con los ojos llenos de lágrimas“, agregó.

Mariana Caminha

Para esta madre el ejemplo que dieron estos niños fue realmente relevante para entender que ellos también pueden estar al tanto de lo que ocurre con otros chicos. “Subestimamos demasiado a nuestros hijos. Entienden mucho más de lo que pensamos. Realmente creo que nuestros hijos serán mejores adultos y más abiertos a ser diferentes. Esto se debe a que están expuestos a la convivencia y la información”, expresó.

“A las madres de Alexandre y de ese otro niño de la camiseta amarilla: felicidades. Qué niños tan maravillosos están criando. Fabricio es un chico muy afortunado. Que todas las personas autistas vivan la alegría de la inclusión“, añadió.

Puede interesarte