Por María Fernanda Morales
7 septiembre, 2017

Ninguna persona repudiable le volverá a decir algo así…

Katie Whicker tiene 21 años y a pesar de ser tan joven, ya ha pasado por 56 cirugías faciales. Incluso ha tenido que poner en su cara huesos de su cadera y costillas, y todo debido a un defecto genético que la afecta desde pequeña. El problema con su estructura ósea hace que su apariencia sea muy particular, y aunque ella quiere llevar una vida normal, ha tenido que soportar las peores dificultades.

Lo más triste es que esas complicaciones, las más dolorosas, no tienen que ver con su salud, sino que con cómo la trata el resto de la gente. Ella misma admite que ha tenido que soportar denigrantes tratos ya que la gente piensa que tiene también discapacidades mentales sólo por cómo se ve.

Trabaja en un resort de ski y en el los clientes son muy crueles, diciéndole que no debería trabajar ahí porque es estúpida.

Katie Whicker

Y si mira hacia atrás, recuerda algo muy parecido. Su paso por la escuela fue muy difícil, ya que los niños solían reírse de ella. Pero desde pequeña supo cómo enfrentarlos y en ese momento, simplemente les ganaba en todos los exámenes. Y tenía una muy buena técnica para mantenerse positiva.

“Por encima de todo, me rodeo de buenas personas y trato que las palabras negativas no me afecten, la gente que me importa no me juzga”.

-Katie Whicker-

Gofundme

Por eso hoy tiene otro mensaje para todos los que la ven y quieren decir algo. Les pide por favor que simplemente le pregunten las dudas que tengan, más que mirarla de manera extraña, apuntarla o insultarla.

Tras conocer su historia nosotros la aplaudimos, por saber enfrentarse a las personas más repudiables de la más admirable manera.

Puede interesarte