Por Luis Lizama
19 julio, 2021

Hasta ahora, para Jeremy King era impensado salir a pasear junto a su pequeño, pero un grupo de 10 estudiantes secundarios lo hizo posible. Han cambiado su vida. ❤️

A veces, por imposible que parezca la meta, sí puede alcanzarse. La historia de Jeremy y su esposa Chelsie es inspiración pura y está dando la vuelta al mundo.

Todo comenzó hace ya unos tres años, cuando Jeremy King, de 37 años y oriundo de Germantown (Maryland, Estados Unidos) se sometió a una cirugía. El motivo era un tumor cerebral, que pudo ser extraído pero que dejó secuelas físicas. La silla de ruedas pasó a formar parte de su vida y, con la llegada de su primer hijo, llegó el temor de no poder pasearlo. 

Eso es parte del pasado, porque ahora papá podrá salir con su pequeño: Estudiantes secundarios le adaptaron una silla, con soporte para el asiento del bebé.

Archivo familiar

Chelsie, la esposa de Jeremy, tiene 32 años y también estaba preocupada por la situación. En junio del 2020 descubrieron que esperaban a su primer hijo y, una de las inquietudes, era la forma de hacer caminatas con sus padres. 

“Si bien puede caminar, no puede hacerlo con seguridad cargando un niño. Así que decidimos: ‘Está bien, ¿qué necesitamos para que él sea un padre seguro?’ y, honestamente, no surgieron muchos, simplemente no hay muchos recursos para los padres discapacitados “.

–comentó Chelsie King a Good Morning America–

Matt Zigler

Chelsie tuvo una idea simplemente brillante: Recurrió al maestro Matt Zigler, profesor de la escuela K-12, donde fueron compañeros de trabajo.

La mujer se acercó y preguntó si podría ayudarlos a “pensar en algo que pudiera acoplarse a la silla de ruedas de Jeremy”.

Archivo familiar

Matt imparte en la secundaria una clase llamada “Making for Social Good” (Haciendo el bien social).

Este proyecto calzaba perfecto para sus estudiantes, así que lo tomó con mucho gusto y trabajó inmediatamente con sus alumnos. 

“La idea del curso es comenzar tratando de entender el problema, así que hicimos entrevistas con la familia. Hablamos con alguien en el departamento de bomberos local que realmente capacita en la instalación de asientos de seguridad para bebés para tratar de comprender mejor cómo funcionan esas cosas”.

–explicó al maestro a GMA–

Archivo familiar

Uno de los estudiantes tuvo la idea de fabricar un accesorio para la silla, con modelación de 3D.

La clase completa trabajó arduamente por un tiempo, hasta que dieron con el prototipo perfecto. No solamente los Kings se beneficiarían de esta creación, sino que muchas otras personas con capacidades diferentes.

Archivo familiar

Todo esto ocurrió durante marzo del presente año, semanas antes que naciera el pequeño hijo de la familia.

“Usarlo fue abrumador porque nunca pensé que podría hacer algo como esto con nuestro hijo. La mayoría de la gente puede salir a caminar con su familia, pero eso es realmente difícil para mí, la mayoría de la gente lo da por sentado.

Me encanta la idea de que estos estudiantes hayan obtenido este proyecto y será algo duradero. Sé que lo recordarán en los próximos años, que es todo lo que puede esperar como educador”.

–comenta Jeremy King a Good Morning America–

Los jóvenes estudiantes cambiaron una vida y probablemente no sea la única. Merecen muchos aplausos.

Puede interesarte