Por Cristofer García
15 septiembre, 2022

Kimberly Méndez, una joven latina con necesidades especiales que reside en Carolina del Norte, recibió la visita de los oficiales durante sus quinceaños. La familia agradeció la actitud de los uniformados.

A veces las cosas puede cambiar radicalmente de un momento a otro, porque el futuro es impredecible. Incluso en las cosas más sencillas, cuando se cree que se tiene un problema grave esto puede mejorar en cuestión de segundos.

Un ejemplo perfecto para lo cambiante que es la vida y sus momentos, es lo que vivió Kimberly Méndez, una joven latina con necesidades especiales que reside en Carolina del Norte, Estados Unidos, y quien recientemente celebró su fiesta de quinceaños.

Al tratarse de un festejo de este tipo, claramente había música alta y ruidos, por lo cual vecinos decidieron llamar a la policía de la ciudad de Greensboro, para que interviniera en el lugar y diera fin a los sonidos molestos. Sin embargo, ocurrió todo lo contrario cuando llegaron los oficiales.

Departamento Policial de Greensboro

Tal como lo compartió en su cuenta en la red social Facebook el Departamento Policial de Greensboro, cuando los uniformados llegaron al sitio fueron tan bien recibidos que aceptaron la invitación a comer junto a la familia que celebraba el cumpleaños de su hija.

“Durante el fin de semana, los oficiales Matthews, King y Johnson recibieron una llamada sobre una queja por ruido y fueron a comprobarlo. Al llegar descubrieron que una joven estaba celebrando su quinceañera y la familia invitó a los oficiales a comer“, escribió el cuerpo de seguridad.

“¡Los oficiales repartieron pegatinas del Departamento Policial de Greensboro a los más pequeños y se tomaron una foto con la cumpleañera! ¡Esperamos que esta joven haya tenido un muy feliz cumpleaños!”, agregó.

Mientras, la familia también se sintió complacida con la actitud de los funcionarios. “Mi hermanita está muy feliz que se hayan quedado y hayan ayudado a celebrar su cumpleaños. Todos fueron muy comprensivos y apreciamos que aceptaran nuestra cultura y también se sentaran a comer”, dijo Adriana Méndez, hermana de Kimberly.

Departamento Policial de Greensboro

“Como una niña con necesidades especiales y alguien que lucha por tener amigos, realmente significó el mundo que hayan estado, incluso si inicialmente se trataba de una queja por el ruido. ¡Los apreciamos a todos y por todo el trabajo que hacen a diario! De mi hermanita Kim: ¡Gracias oficiales!”, agregó.

Puede interesarte