Por Valeria Urra
18 julio, 2022

Nicholas, de 25 años, tuvo que ser hospitalizado tras inhalar una gran cantidad de humo y sufrir cortes en su brazo al saltar desde un segundo piso con uno de los pequeños, pero afortunadamente ya se encuentra mejor y fue dado de alta.

Nicholas Bostic, un joven repartidor de pizzas, se encontraba manejando pasada la medianoche, cuando vio que una casa de dos pisos se estaba incendiando. No lo dudó ni un segundo y se bajó inmediatamente de su auto: temía que hubiera alguna persona atrapada dentro.

Debido a la adrenalina del momento, entró él mismo para ver si podía ayudar a quien estuviera en la casa, a pesar de no tener ningún tipo de equipo de protección contra el fuego.

Twitter @LafayetteINPD

Estando ya dentro comenzó a gritar para que alguien lo escuchara. Hasta ese momento no sabía qué tan crítica era la situación, pero habían 5 personas en la casa, cuatro hermanos de 1, 6, 13 y 18 años, y otro niña de 13 que se había quedado a dormir.

Con los gritos de Nicholas, se despertó la mayor, quien enseguida fue a buscar a su hermana de 1 año y logró despertar también a los otros adolescentes, quienes fueron llevados a un lugar seguro gracias a Bostic. 

Facebook @Nick Bostic

“Por un minuto no lo entendí, pero mi hermana corrió escaleras arriba con el bebé en sus manos y gritándonos que nos levantáramos porque había un incendio. Me congelé y me quedé allí confundida. Fue entonces que bajamos las escaleras y Nick estaba abajo ayudándonos”, indicó Shaylee Barrett, de 13 años, al Purdue Exponent.

Sin embargo, la pequeña de 6 años seguía dentro. Bostic entró de inmediato a buscarla en diferentes habitaciones, debajo de las camas e incluso dentro de los armarios, pero el humo era cada vez más denso y dificultaba la tarea.

Twitter @LafayetteINPD

“No sé cómo explicarlo, pero fue como si aceptara que probablemente iba a morir ahí mismo, esa noche. Pero era una calma extraña. Solo tienes que trabajar lo más rápido que puedas”, mencionó al Dave Bangert Substack.

Cuando logró encontrarla, ya no había forma de bajar por las escaleras, así que saltó desde una ventana en el segundo piso con la niña. Cuando cae el joven al suelo, pide oxígeno y pregunta si el bebé se encuentra bien.

Facebook @Nick Bostic

Debido a la grave inhalación de humo y ciertos cortes en su brazo al saltar por la ventana, Bostic fue derivado a un hospital, pero afortunadamente ya fue dado de alta. Los demás niños lograron salir sin lesiones importantes.

“Le dije que, literalmente, ahora es parte de nuestra familia. Una vez que nos instalemos en algún lugar, lo invitaremos a él y a su novia a cenar”, manifestó David Barrett, el padre de los pequeños.

“Me alegro de haber estado allí en el momento adecuado, en el lugar adecuado. Si (la) oportunidad volviera y tuviera que hacerlo, lo haría. Estaba en el lugar correcto, en el momento correcto y, supongo, era la persona correcta”, dijo Bostic.

“Las acciones heroicas de Nicholas Bostic salvaron vidas. Su desinterés durante este incidente es inspirador y ha impresionado a muchos con su coraje, tenacidad y firme calma frente a un peligro tan peligroso”, indicó la policía de Lafayette.

Puede interesarte