Por Cristofer García
8 marzo, 2022

Akshita Changan y su hermano se quedaron sin gasolina a medianoche en Mumbai, India, y solo se toparon con este repartidor de comida. El joven, a pesar de retrasar su entrega, se detuvo a ayudarlos.

Nunca se sabe cuando se enfrentará un problema y en ocasiones puede ocurrir de la forma más inesperada. Quienes son conductores conocen los riesgos que se corren al andar por carreteras o autopistas, sobre todo a altas horas de la noche. Por fortuna, hay quienes son auxiliados cuando están en situaciones de emergencia por personas bondadosas.

En ocasiones, por malos cálculos o fallas imprevistas, los conductores se pueden quedar tirados en medio de la vía en a medianoche sin tener cómo volver a encender su vehículo. En esa situación se encontraba Akshita Changan y su hermano, quienes se vieron varados en medio de la autopista cuando su moto se quedó sin combustible.

Akshita Changan

Esta joven de Mumbai, Maharashtra, India, relató en su cuenta en la red social de búsqueda de empleos Linkedin, que fue un genero repartidor de comida quien se detuvo a ayudarlos. Pero, antes de ello, pasaron por momentos de mucha angustia.

“La temperatura bajó a 17 grados, reloj a las 00:15, mi moto se detuvo repentinamente a mitad de camino a casa por falta de combustible. Una noche silenciosa sin conductores a la vista, solo mi hermano y yo esperábamos en la carretera por ayuda hasta que descubrimos a un repartidor buscando una dirección en su teléfono móvil”, contó Changan.

“Mi hermano se le acercó en busca de ayuda y le pidió que remolcara nuestra moto, a lo que él se negó y dijo: ‘Señor, voy al revés y no puedo llegar tarde a la entrega'”, agregó la joven, cuando pensaron que no los ayudaría, por el apuro del chico. Pero luego cambió de opinión.

Akshita Changan

“Nos pidió una botella de agua, pero desafortunadamente no teníamos, así que se quitó la bolsa de la entrega, vació su propia botella de agua, se arrodilló y comenzó a sacar gasolina de su moto para darnos y así llegar a la bomba de gasolina más cercana”, detalló.

El repartidor luego se dio cuenta que entregar el pedido a tiempo no era tan importante como echarle una mano a personas que corrían peligro en medio de la carretera sin poder regresar a casa a esas horas. Ese gesto conmovió a los hermanos.

“Me impresionó su comportamiento, para nosotros era un ángel disfrazado, un hombre en camino a entregar una sonrisa a su cliente, y camino al trabajo, nos entregó amabilidad. Personalmente, he leído mucho sobre estos héroes repartidores que entregan sonrisas, pero ayer tuve la suerte de presenciarlo“, agregó.

Akshita Changan

“¡Conoce a Roshan Dalvi, un repartidor de Swiggy, cuyo primer trabajo es la humanidad!”, enfatizó la joven.

Puede interesarte