Por Luis Lizama
9 agosto, 2021

Llega en un vehículo equipado con todo, en el Distrito Federal (Brasilia, Brasil), con carteles que indican una nueva visita del “súper pediatra”. Los niños lo adoran.

Ricardo Fonseca es un destacado médico del Distrito Federal (Brasilia, Brasil), de 36 años y que se ha convertido en un verdadero ejemplo. Su historia se ha viralizado por redes sociales y ha sacado muchísimos aplausos. Lo suyo es la nobleza y solidaridad, algo que sin dudas muy pocos hacen.

Decidió adaptar un pequeño vehículo, con indumentaria y todo lo necesario, para atender a pequeños de bajos recursos.

Es un pediatra superhéroe: Se pone el traje de superman y atiende a los niños pobres de sus barrios. Se ha ganado el corazón de la comunidad.

Instagram @dr.ricardofonseca

Su especialidad es la pediatría y, con su destacada iniciativa, nos demuestra que la medicina no solo se practica en un hospital lujoso. Lo importante es hacerlo de corazón, con vocación y muchas veces sin mirar las ganancias. 

Instagram @dr.ricardofonseca

Su caso ha llenado el Internet y diversos medios lo han entrevistado. En conversación con Crescer, el médico comentó sus motivaciones, sus esperanzas e ilusiones.

Junto a otros pediatras de la zona, llevan años trabajando de forma voluntaria, en los barrios más necesitados.

“La idea de la oficina, que se construyó en una estructura similar a un camión de comida, surgió después de un viaje a la iglesia. Pidió opinión a su esposa, quien respondió que sería una locura no escuchar la voz divina, por lo que Ricardo comenzó a trabajar para cumplir con su llamado”.

–explico el sitio O Segredo–

Instagram @dr.ricardofonseca

Sacó dinero de su propio bolsillo, compró implementos, materiales y listo. Ayudar al resto no cuesta nada, no se pierde nada y solo requiere voluntad y un buen corazón.

Así fue llegando a diversos barrios, partiendo por casa y visitando a sus pacientes una vez por mes.

Lo esperan con ansias cada vez que saben de su visita.

Instagram @dr.ricardofonseca

Su esposa también lo acompaña. Ella es otorrinolaringóloga y examina a los pequeños igual que su marido.

Juntos forman un súperequipo.

Instagram @dr.ricardofonseca

Poco a poco se han ido involucrando más personas, incluso la cuñada de Ricardo. Se ha convertido en un “compromiso familiar”, dicen ellos.

Lo importante (y más valioso) es que los pequeños lo agradecen. No todos tienen las mismas oportunidades ni recursos, para asistir a un médico. 

La comunidad entera le ha agradecido al doctor. Acá lo aplaudimos de pie.

Puede interesarte