Por Camilo Morales
10 November, 2022

La mayor pasión de Lucas Fernandes es la panadería y repostería, que ha perfeccionado a lo largo de los años. Sin embargo, siempre quiso estudiar la carrera de Nutrición en la universidad y ahora podrá cumplirlo.

No cualquier joven puede decir que tuvo el privilegio de estudiar en una buena institución educativa y que puede optar a su carrera soñada en la universidad. Y es que la educación suele ser muy cara en varios países, por lo que significa un gran esfuerzo para cualquier familia lograr que los hijos vivan esa oportunidad.

Uno de estos jóvenes es Lucas Fernandes, un adolescente de Caruaru, Brasil, quien ha tenido que recurrir a otros rubros para poder pagar su educación.

Pixabay

Según información de Razoes Para Acreditar, Lucas comenzó a hacer pasteles en su casa y a venderlos en la calle. Comenzó de a poco con libros de cocina y panadería de segunda mano que compró, y con paciencia ha logrado perfeccionar sus recetas.

Para poder poner su puesto en la calle, Lucas se consiguió una puerta de un armario que usa como mesa y así atender a sus clientes cada día.

Pixabay

Como sus videos se han viralizado en internet, este chico logró amasar una creciente fama en redes sociales. Eso llamó la atención no solo de los usuarios que comenzaron a difundir su emprendimiento, sino que de una institución superior.

Se trata de la Facultad de Nutrición de su ciudad, cuyas autoridades conocieron la historia de Lucas y decidieron entregarle una beca para que pudiera estudiar gratis.

Razoes Para Acreditar

Si bien Lucas es un apasionado cocinero y siempre está preocupado de conocer más recetas, desde que era pequeño soñaba con estudiar la carrera de Nutrición y aprender los ingredientes de los alimentos que consumen las personas.

Esto también le podrá ayudar a que sus recetas sean mucho más balanceadas y saludables, algo que lo tiene muy emocionado.

Razoes Para Acreditar

La universidad me traerá conocimiento en mis pensamientos y en mi corazón. Ahora podré explicar cada ingrediente utilizado. Tengo escalofríos. No tengo palabras para agradecerles“, le dijo Lucas a las autoridades.

Con esta beca Lucas no tendrá que preocuparse de vender todas sus tortas, sino que ahora podrá disfrutar de su vocación sin presión, aprender nuevos conocimientos y cuando se gradúe dedicarse cien por ciento a su emprendimiento.

Puede interesarte