Por Felipe Costa
20 mayo, 2021

Lucy y sus hijos sufrieron 10 años de golpizas por su marido al que se sentía atada emocionalmente. Solo cuando aprendió a apreciar su propia vida, fue que cambiaron las cosas.

La violencia en relaciones maritales sucede para ambos géneros, pero no cabe duda que por temas culturales, aún arraigados en nuestra sociedad, son las mujeres las que más sufren. Los ataques pueden ser tanto psicológicos como físicos y el perpetuo ciclo de este comportamiento, es capaz de terminar con la vida de la víctima mientras ésta sigue sometida sin defenderse. Lucinete Aparecida, es una mujer que sufrió años bajo esta condición y un día estuvo a punto de terminar contra su propia vida, sin embargo, saber apreciarse le ha permitido cambiar su futuro y el de muchas otras mujeres, relata Globo.

Lucinete Aparecida

Lucinete pasó 10 años siendo violentada por su marido. Lego de casarse, y tener un hijo comenzaron los problemas de celos excesivos de su esposo quien con el tiempo terminó golpeándola prácticamente todos los días. Al mudarse a una ciudad completamente nueva, la mujer se sintió totalmente desprotegida y como ama de casa no se creía capaz de buscar una mejor vida para ella y su hijo.

Cuando conoció a su esposo todo era hermoso para Lucinete, se sentía feliz. Incluso aquél primer año de matrimonio fue para ella uno de los mejores de su vida, pero luego del embarazo aquel hombre que amaba se transformó en otro.

Lucinete Aparecida

Lucy, como le gusta que le digan, tuvo su segundo hijo, pero los abusos no terminaron, es más su ex esposo los golpeaba a los tres juntos, a ella la agarraba del pelo le dejaba los ojos morados y a veces no paraba de agredirla hasta hacerle volar un diente. Esos fueron los peores 10 años de su vida, hasta que un día estuvo apunto de cometer suicidio.

Lucy llegó a tener tres hijos con aquel hombre y con el dolor de su alma, asegura que el segundo fue producto de una violación. Un día consideró quitarse la vida por el poco amor que se tenía además de prenderle fuego a sus tres hijos mientras durmiesen para que no sufrieran más, aquel fue su punto más bajo.

El hombre llegó a obligar a la mujer a vender la casa que estaba a su nombre por una miserable suma de la cual él se quedo casi toda. La sacó de la ciudad y la abandonó en una residencia.

Apoyo – iStock

Quedándose con los hijos, su esposo le decía a todos sus conocidos que su mujer lo abandonó porque se mantenía relaciones con otros hombres. La difamaba a más no poder, mientras ella seguía atada emocionalmente a aquel tipo. Aún siendo tratada como un objeto no podía dejarlo.

“Lloré mucho. Empecé a mirarme al espejo y mi imagen empezó a hablarme. Esa persona que estaba al otro lado del espejo, que ahora es Lucy, en construcción, empezó a decir: ‘Eres hermosa, tú Eres maravillosa, ganarás, te convertirás en una mujer grande, saldrás de esta situación. Todo pasará'”.

–Lucinete Aparecida a Globo

Cuando servicios sociales se acercó a Lucy, le propusieron un programa de estudios para que pudiese sacar su propia carrera profesional, oferta que su marido en más de una ocasión logró de convencerla que no la tomara, hasta que se armó de valor para seguir su propio camino.

Apoyo – iStock

Con los meses, su esposo se iba dando cuenta que tenía menos control de Lucy hasta que ella decidió llevar su caso a la justicia. No hubo duda para el juez que aquel hombre era un peligro para su familia y le concedió la separación. Al fin era libre y sus hijos también, ahora solo faltaba seguir mirando hacia adelante y ser por fin una profesional.

Lucy se convirtió en Asistente social en 2017 y a más de 5 años de no ver más a su ex marido, dice que la vida luego de la violencia doméstica es una lucha constante, algo que jamás se olvida y que luchar contra los demonios del pasado le ha permitido ayudar a otras mujeres que atraviesan lo mismo.

Lucinete Aparecida

Su misión hoy es salvar a cuantas mujeres pueda, pues así como ella estuvo a punto de terminar con su vida, no duda que afuera hay cientos de mujeres que no tienen el valor aún de abandonar su ambiente de abuso, atadas emocional y económicamente a parejas que solo son un peligro para ellas. Siempre hay solución, según Lucy, pero el recorrido no es fácil y por eso está ella para ayudar.

Puede interesarte