Por Lucas Rodríguez
6 August, 2021

Astrid Fontenelle, una presentadora de televisión brasileña, sufrió el desafortunado incidente cuando se encontraba en una playa con su hijo adoptivo. Quien causó el incidente le dijo que había sido un error y que ella estaba haciendo un escándalo solo por ser famosa.

Uno de los temas de más difícil resolución con los que lidiamos en todo América, es el del racismo. Debido tanto a las acciones del pasado, donde un tipo de personas condenaron a otras a servirles como esclavos, blandiendo como argumento la diferencia de poder y de color de piel, siguen teniendo repercusiones al día de hoy. 

Algo de esto ocurrió en una escena que debe haber dolido bastante al hijo de la conductora de televisión Astrid Fontenelle, luego de que alguien tuviera una genuina confusión, pero que causó mucha rabia a su madre.

@astridfontenelle

La conductora de televisión brasileña es la orgullosa madre adoptiva de Gabriel, un chico que adoptaron cuando él tenía solo 40 días. Debido a que Astrid es una mujer de piel clara y su hijo de piel oscura, una persona en la playa asumió que su dinámica era muy distinta a la que realmente tenían. 

@astridfontenelle

Todo ocurrió cuando se encontraban de vacaciones en un hotel. Otro de los vacacionantes vio que el chico cargaba algunas cosas hacia la playa. Confundiéndolo con uno de los empleados, le pidió si le podía traer sus cosas a ellos también. Así fue como provocaron la furia de su madre. 

@astridfontenelle

Astrid se enfrentó a estas personas, acusándolas de asumir que solo porque el chico era de piel oscura, debían asumir que era su empleado.

En respuesta a las fuertes acusaciones de racismo, la otra persona explicó que había sido un malentendido y que le ofrecían sus disculpas. Cuando Astrid siguió argumentando que el trato que había recibido Gabriel era una muestra del “racismo estructural” que corría por las venas de personas como ella, esta le dijo a la presentadora que estaba montando un espectáculo. 

@astridfontenelle

La persona que protagonizó el malentendido se disculpó personalmente con el chico por el mal rato, pero también se negó a aceptar un libro que Astrid quiso darle, con el fin de “educarla” sobre su ignorancia.

@astridfontenelle

Al compartir su historia por redes sociales, la presentadora tuvo muchas reacciones. Algunos estuvieron de acuerdo con ella, mientras que otras fueron un poco más matizadas, diciendo que la otra persona se había equivocado y que no era necesario ir tan lejos con tratar de “educarla”. 

@astridfontenelle

El racismo que aun existe en nuestra sociedad es un tema difícil, que debe ser tomado en cuenta. Pero al mismo tiempo, pretender que es nuestra responsabilidad “educar” a los demás, puede ser tomado como una actitud de lo más condescendiente, que no ayudará en nada a resolver el problema.