Por Carla Cappello
5 octubre, 2017

Si Kim Kardashian lo inventó… por algo habrá sido…

Como te contaba en el título de esta nota, la inventora de esta innovadora técnica es, ni más ni menos, que Kim Kardashian.

Primero fue el Contouring.  La técnica que se basa en aplicar distintos matices de color en puntos estratégicos del rostro, para remarcar las facciones y estilizar tu cara.

La verdad es que esta técnica ha sido usada desde siempre por los maquilladores más expertos. Sin embargo, se hizo popular hace poco tiempo gracias a Kim, que amaba iluminar su rostro y remarcar todos sus puntos fuertes. De hecho confesó que utiliza este método en todo su cuerpo para remarcar por ejemplo, clavículas o escote.

Ytimg

Meses pasaron y llegó el Baking. Pero, ¿qué es esto? Tal como su nombre lo indica, se trata de cocinar el maquillaje, pero no al horno ni nada de lo que imaginas. Esto se basa en aplicar mucho polvo de maquillaje y dejarlo actuar por un tiempo para que se ‘cocine’ en tu rostro.

A esto se refieren con cocinarlo. A que los polvos actúen y se fijen en tu rostro para que tu maquillaje dure todo el día. 

¿Cómo se hace?

Mira este tutorial para guiarte mejor:

Luego de maquillar, aplica el polvo compacto, iluminador o matificante (o el que prefieras) en las zonas que quieres resaltar: debajo de los ojos, mentón y frente. Y déjalo actuar unos 5 minutos. Después extiéndelo con una brocha hasta que quede difuminado.

Un maquillaje perfecto, ¡durante todo el día!

Puede interesarte