Se llama Ian Alejandro Rubey, es un hombre transgénero de 31 años, quien está embarazado de 33 semanas y espera la llegada de sus hijos. “Me dieron licencia por maternidad pero voy a ser papá”, aclara.

Un varón trans está embarazado y este es el camino que ha recorrido para llegar, no solo a gestar gemelos en su vientre, sino a aceptar que sigue siendo un hombre y que su masculinidad no se verá afectada por su embarazado.

Ian Alejandro Rubey, tiene 31 años y es licenciado en Ciencias Biológicas. Actualmente trabaja en una escuela secundaria y está pronto a salir con su licencia de maternidad, pues la llegada de sus bebés será en agosto. Sin embargo, para él esto no significa que será madre, sino que se convertirá en padre. 

Noelia Vivas

Ya tiene todo planeado: No solo piensa en gestar a sus hijos, sino que también los tendrá por parto vaginal y los amamantará, pues no alcanzó a someterse a exportación de sus senos mientras cambiaba su sexo.

El inicio de su largo camino

Eran los 90 y todavía nada se sabía sobre ser transgénero, por lo que Ian creció como una chica. Durante su infancia, siempre tuvo una expresión más bien masculina y le gustaba las mujeres, por lo que pensó que era lesbiana, así que salió del clóset a los 15 años.

Noelia Vivas

Sin embargo, fue rechazado por su familia, por lo que decidió buscar su versión más femenina y comenzó a salir con varios chicos. Por supuesto, todas sus experiencias fueron fallidas.

Ya en la universidad, y asumido como una mujer lesbiana, una amiga —de forma muy cercana— le preguntó: “Seguro que te sentís mujer? ¿de verdad estás conforme con este género?”. 

A los 27 años entendió que el tema no era su orientación sexual, es decir si le gustaban los hombres o las mujeres, sino su identidad de género (si se percibía mujer o se percibía hombre). Así entendió que no era una chica lesbiana sino un hombre trans. 

Noelia Vivas

Deseos de ser padre

“Quería formar mi familia pero no se me ocurría pensar en gestar, precisamente porque lo asociaba con la idea de ser mujer”, revela Ian a Infobae. “Yo estaba intentando apropiarme de mi identidad masculina y hacerla parte total y absoluta de mi vida, me estaba inyectando testosterona. No me cuadraba ni por casualidad que se podía ser hombre y estar embarazado, al contrario, sentía que iba en contra de mi masculinidad”. 

Sin embargo, historias de otros, como la de dos hombres trans españoles que estaban embarazados, le hizo darse cuenta que sí podía ser posible: “Por más que tuvieran una panza de 8 meses su identidad masculina no cambiaba. Eran ellos, seguían siendo ellos”. 

Instagram @polgalofre

De esa forma, decidió embarazarse, sabiendo que debía dejar la testosterona para recuperar el ciclo menstrual. Pero claro, para él “su masculinidad estaba tan arraigada”, que nada lo haría dudar de su identidad de género, ni siquiera la menstruación.

Noelia Vivas

Tras un tratamiento de inseminación para quedar embarazado, en 2021 se enteró que no solo tenía un bebé en su vientre, sino que eran Manuel y Yanay Almendra, los mellizos que ahora están a días de nacer. 

“Estar embarazado no va en contra de mi masculinidad, ni siquiera con esta panza de 8 meses”, sostiene Ian, quien ahora está acompañado de su pareja, Patricia, la que lo apoyará en la crianza de los bebés.

Noelia Vivas

Los bebés llegarán en agosto, y como otros tantos padres trans, Ian dará a luz a sus hijos.

Puede interesarte