Por Lucas Rodríguez
9 marzo, 2022

Marsha tenía globos repletos de papelitos azules, listos para anunciar que tendría un chico. Su gato se le adelantó, repartiendo las decoraciones por toda la casa horas antes de que llegaran los invitados.

Una de las costumbres y rituales modernos que se han tomado las regiones más cosmopolitas de Estados Unidos durante los últimos años, son las “fiestas de revelación de género”. Es una fiesta organizada con los parientes y amigos más cercanos de una persona que se apresta a tener a un bebé en los próximos meses. El motivo es compartir con ellos la información sobre cuál será el género del pequeño o la pequeña. 

La base de esta celebración, suele ser uno o más globos rellenos de confetti o papelitos de colores, los que la madre debe reventar. Si estos salen azules, se trata de un chico, mientras que si son rosados, es porque dentro de un par de meses llegara al mundo una niñita.

@weightloss.dietitian

El problema de esta nueva costumbre, es que en muchos casos no es muy compatible con las mascotas. No tanto porque ellas no tengan un lugar en ella, sino que porque para muchos animales, ver un globo puede ser algo demasiado tentador como para no atacarlo. Si esa mascota de la que hablamos es un felino, podemos dar por hecho que la celebración solo tendrá lugar si es que lo sometemos a vigilancia continua. 

Eso fue lo que descubrió Marsha, una tiktoker que comparte consejos sobre dietas y bienestar, cuando intentó organizar su propia fiesta de revelación de género en presencia de su gatito.

@weightloss.dietitian

El breve video, serenado por la celebre canción del “oh-no”, mostró cómo ella se esforzó por preparar la fiesta, para luego descubrir que su gatito había atacado sin piedad el globo que cargaba con los papelitos. Juzgando por el color del que quedó el suelo, claramente Marsha tendría un bebé varón. Y juzgando por el rostro del gatito, a él nada le importaba aparte de destruir ese tentador globo flotante. 

@weightloss.dietitian

Como buena madre futura, Marsha no se molestó. Especialmente por la cara de “¿Acaso hice algo malo?” con la que la miró su gato. Lo que sí hizo fue recopilar un video para su tiktok, el que se ha convertido en uno de sus más vistos. 

No hay manera de que no fuera así, teniendo en cuenta que temas de bebés y travesuras de gatos, son de las cosas más populares de todo el Internet.

Puede interesarte