Por Catalina Maldonado S.
24 January, 2023

Luego de una fecundación artificial, Michelle quedó embarazada, y si bien se sorprendió cuando supo que su bebé tendría síndrome de Down, no se arrepiente ningún minuto de haberla tenido.

La maternidad es diferente para cada mujer y nadie debe compararse con la nadie con la llegada de un hijo. Hay quienes nunca lo buscan, otras que lo esperan y les resulta de inmediato, otras que se demoran más, otras que no desean ser madres y otras que deben buscar ayuda para cumplir el sueño de traer un hijo al mundo. 

Así comenzó la historia Michelle Dynia, una mujer que llegó soltera a los 40 años y decidió cumplir su sueño de tener una hija, a través de una inseminación artificial.

Twitter @shellbelle_33

Luego de dos intentos de fecundación in vitro, que dieron resultado en el segundo, esta ansiosa madre quedó embarazada. Sin embargo, tras cursar el embarazo, los médicos le comunicaron que su bebé podría nacer con síndrome de Down. 

De hecho, al enterarse del síndrome de Down, se le preguntó a Michelle si llevaría adelante el embarazo, pues el porcentaje del bebé con esta afección era de un 93% de posibilidades. 

Twitter @shellbelle_33

“Cuando recibí esa llamada, todo mi mundo comenzó a dar vueltas. Ni siquiera recuerdo todo lo que la chica me dijo por teléfono”. “¿Qué quieres hacer?”, le preguntó el asistente a la madre.

Michelle dijo que entendía que la pregunta era: ¿abortar o no? “Quería a este bebé más que nada”, reaccionó la madre con todo el apoyo del abuelo del bebé: “A este bebé lo amamos, pase lo que pase”.

Twitter @shellbelle_33

Delaney nació el 11 de julio de 2021. “Oré por un bebé saludable y terminé teniendo un bebé saludable”, dijo la orgullosa madre.

Actualmente, Delaney ya tiene más de un año, y para su madre, es su felicidad más grande: “Solo tengo que verla y todos mis problemas desaparece. Somos yo y esa niña y no podría pedir más…”.

Twitter @shellbelle_33

“Ella es la bendición más grande que podría haber esperado”, finalizó la madre.