Por Lucas Rodríguez
6 mayo, 2020

Un nuevo “reto” de TikTok llama a las madres a enseñarles los pechos a sus bebés, para así mostrarnos a los pequeños acudiendo por más comida.

Para muchas personas (yo incluido) Tiktok sigue siendo un misterio. La simpleza y carencia total de pretensión de la red social más joven de todas, se presta tanto para que las personas hagan maravillas, como cosas altamente ridículas. De hecho, es más probable que encuentres más de las segundas que de las primeras. Con videos breves a tu disposición, no es que podamos dedicar mucho tiempo a enseñar una habilidad a explicar cómo reparar una cañería.

Tik-Tok: taylorgiavasis

Todo debe ser conciso, llamativo y a pesar de todo eso, memorable. Es lógico que con estas características, los protagonistas innegables de esta red social sean las mascotas y los bebés. Calzan perfectamente con la descripción: son pequeños, tiernos, suelen hacer cosas impactantes, pero de alguna manera, siempre consiguen ser memorables.

Tiktok: mommyjax

Pero como solo podemos ver una cierta cantidad de videos de gatos persiguiendo punteros láser o perros durmiendo en posturas extrañas, son los bebés quienes se están comenzando a llevar la gran mayoría de la atención.

Especialmente ahora, que muchas madres jóvenes están aprovechando la aplicación parar enseñarnos algunas de las características de sus pequeños. En particular, lo insaciables que esas pequeñas y rosadas criaturas pueden llegar a ser.

En uno de los nuevos “retos” virales que esta red social ha estado impulsando por el mundo, las madres dueñas de un Tiktok ha empezando a figurar fuera de cámara, ocupadas en enseñarnos la reacción de sus bebés al ver que es hora de comer. Basta con que les enseñen sus pechos (todo fuera de cámara, por supuesto: el buen gusto es clave acá), para que los gateadores corran a dar con ellas. En muchas casos, estamos viendo bebés recién alimentados, lo que nos prueba de que son unos golosos sin solución. 

Los rostros de los pequeños son tan memorables como la vitalidad con la que emprenden su atemorizante gateo o insegura caminata, en dirección a sus muy traviesas madres. No importa el tipo de bebé que tengas, puedes estar segura de que no se resistirá de acercarse por más comida.

Esto nos prueba que valores tan importantes como la paciencia, la mesura y el auto control, tan fundamentales para triunfar en el mundo adulto, son cosas que se aprender de grandes. Si podemos usar a estos bebés de prueba, claramente no salimos del vientre materno sabiendo controlarnos a la hora de ver nuestra fuente de alimento. 

Puede interesarte