Muchas mujeres lo saben desde niñas y otras se van dando cuenta en el camino. Narayana Santiago, psicóloga de 32 años, no concretó un matrimonio por la decisión de no tener hijos: “Le había dicho desde el principio, pero pensó que iba a cambiar de parecer”. Así otras más se suman a esta lucha de la no maternidad.

Decir “no quiero ser mamá” hace 50 años hubiese sido impensado, pues las mujeres eran educadas y preparadas desde pequeñas para la maternidad, abogando a que era de un “instinto” que no puede ser negado. Sin embargo, hoy las cosas se plantean diferente, las mujeres se plantean diferentes. Hoy prefieren sus carreras profesionales, se eligen primero o simplemente no quieren ser madre.

A través de entrevistas rescatadas del medio Homosensual, muchas mujeres hoy se atreven a decir que la maternidad no es lo suyo y no temen el “rechazo” que eso pueda significar. Una de ellas es Narayana Santiago Balmaseda.

Narayana Santiago

De profesión psicóloga, tiene 32 años y como muchas, no quiere tener hijo no planea tenerlos. Su decisión por la no maternidad no es algo nuevo o “pasajero”, si no que una idea que tiene en mente desde hace mucho tiempo.

“Nunca tuve interés en ellos. De hecho, nunca me gustaron las muñecas, prefería los peluches. Pero así que pudiera asegurarlo y mantenerme en esa decisión consciente, (llevo) más o menos desde los 15 años“.

—dijo Narayana a Homosensual—.

Pixabay

Pero, pese a que su entorno no la ha presionado a la idea de formar familia, si sintió esa presión por parte de sus parejas, a quienes desde un principio les manifestó la idea de no tener hijos. Sin embargo, para ellos era algo “pasajero”. 

“Tuve un novio con el que me iba a casar y no lo hice porque él quería tener hijos y yo no. Le había dicho desde el principio, pero pensó que iba a cambiar de parecer”, terminó contando Narayana con su experiencia.

En esta misma línea, también está enfrentarse a esas preguntas incómodas que muchas personas hacen al no entender a mujeres que no quieren ser madres. Ximena Pernas tiene 35 años y no quiere ser madre, algo que ha sido un dolor de cabeza para ella.

Ximena Pernas

“Me dicen cosas como “estás enojada con el mundo”, “te vas a arrepentir en algunos años”, “vas a estar sola cuando seas mayor”, “eres muy egoísta”, “aunque sea ten uno”, “¿qué vas a hacer si llega una pareja que sí quiera tener hijos?”, cuenta.

Otros estigmas de la sociedad es la idea del “instinto materno”, visto como que las mujeres hemos nacido para ser madres pues va en nuestro ADN. Para Paola García, de 31 años —quien tampoco quiere ser mamá— la educación desde pequeñas juega un rol fundamental: “Se considera que las mujeres solo nos podemos dedicar a cuidar a otros(…)”.

Paola García

Una pelea constante que para muchas de ellas se termina cuando te rodeas de la gente correcta. Por ejemplo, aquellos que se quieren casar contigo respetando tu decisión de no tener hijos, tal y como le ocurrió a María Eugenia Espinosa, quien pensó que su esposo la dejaría al decirle que no quería ser madre. “Fue una sorpresa muy linda escuchar sus palabras: ‘Tu eres mi familia y con hijos o sin ellos, yo deseo estar contigo'”, cuenta.

María Eugenia Espinosa

Una decisión que no deja de sembrar polémica y que cada vez se vuelve más popular. 

Puede interesarte