Myriam e Ignacio se conocieron cuando tenían 19 y 21, respectivamente. Él jamás la pudo superar, pero el destino le aguardaba justamente lo que siempre anheló.

La vida a veces nos trae grandes sorpresas, como por ejemplo traer de vuelta a gente que pensábamos ya no veríamos más. Myriam Azerrad e Ignacio Rossetti se conocieron cuando tenían 19 y 21, respectivamente. Ambos comenzaron a tomar clases de teatro y allí surgió el amor. Las cosas no funcionaron en ese momento, pero 22 años más tarde terminaron casándose.

Según explica Ignacio en una entrevista para TN, a él le gustaba mucho Myriam, por lo que a pesar que ella consideraba que tenían una “Relación platónica”, el hombre se arriesgó y se le declaró. A partir de ese momento comenzaron a salir, aunque él no entendía muy bien en qué estaban pero disfrutaba pasar tiempo con ella: “Éramos una pareja hermosa” afirma Ignacio.

Myriam Azerrad

Sin embargo, un año después decidieron tomar caminos separados, algo que para el hombre fue devastador: “Fue muy doloroso, estaba totalmente enamorado. Fue mi primer amor. Estuve mucho tiempo muy triste. Lo único que me contentaba era poder hacer teatro, me daba energías. Para mí, estar con ella era felicidad“. En principio tuvieron reencuentros fugaces, se veían y salían, hasta que decidieron decir basta: “Volvimos a separarnos definitivamente porque ella se enganchó con un compañero” cuenta Rossetti.

La mujer, que es doula, bailarina y actriz, se casó y tuvo tres hijas. Después de 10 años enviudó y volvió a formar pareja más tarde. Con ese hombre tuvo otra hija y volvió a quedar viuda. Un día se reunió con una amiga que tenían en común con Ignacio y al hablar de él, Myriam decidió escribirle un correo electrónico: “Yo realmente no sabía cuál sería su respuesta, si quizás me decía ‘no me escribas nunca más’ o qué“. Ignacio había tenido otras parejas, pero nadie serio, por lo que admitió que “Tenía muchas ganas de verla“. Allí resurgió el amor, cuando se reunieron nuevamente.

Myriam Azerrad

Al respecto de ese momento Myriam dice “Fuimos dos adolescentes en ese reencuentro, fue como estar de novios de nuevo“. Según cuentan, sus amigos no le tenían mucha fe a su relación, pero con el pasar del tiempo fueron viendo que ambos realmente se amaban. Ignacio afirma que apostó “Por la familia que no había tenido hasta ese momento. Los amigos lo comprendieron y vinieron a nuestra casa a festejar“.

El festejo fue uno bastante grande, pues los enamorados decidieron casarse y planear una boda por el civil. Allí ambos estaban de blanco y rodeados de familia, después celebraron en su hogar junto con alegría, música y amigos: “Fue muy hermoso y la culminación de muchas historias“, dice Ignacio.

Myriam Azerrad

Para cerrar Myriam sostuvo: “Yo sabía, no sé por qué, tenía la certeza de que todo iba a ser así. No estaba en mis planes buscarlo, pero la vida tiene esas cosas. Creo mucho en eso y somos muy felices, estamos destinados”. La vida tiene muchas vueltas, algunas para mejor, otras para peor. En este caso no cabe duda que fue para mejor.

Puede interesarte