Por Lucas Rodríguez
1 marzo, 2022

Bethan Williams de 38 años se ofreció para cargar con el bebé de su sobrina Shelley, de 33, luego de que la chica no pudiera hacerlo por sí misma. El bebé nació saludable y con el doble de amor.

Una de las noticias más tristes que pude recibir una mujer, es la de que su propio cuerpo no tiene lo necesario para cargar una bebé. Para muchas es tomado como un verdadero golpe, dado que es fácil interpretarlo como que ella misma no está calificada para ser madre. 

El golpe es muy fuerte, pero por suerte para todas ellas, la tecnología moderna ha avanzado lo suficiente como para que existan otras opciones.

Lynne Casey

Para muchas mujeres, la fertilización in vitro es lo que ha terminado por hacer la diferencia entre una imposibilidad para ser madre, y la realidad de que con un poco de ayuda científica, podrán ser madres de todos modos. Para Shelley Williams, del Reino Unido, esto fue la opción a la que recurrió luego de que varios intentos por quedar embarazada por sí misma, fallaran.

Debido a que en este caso, el problema era el útero de Shelley, los médicos le informaron que la solución sería que buscara a alguien de confianza para que sirva como vientre de alquiler. Para la chica de 33 años, no había otra opción aparte de dejar todo dentro de la familia. 

Lynne Casey

Fue así como con un poco de voluntarismo de su tía Bethan (que por suerte solo tenía cinco años más que la misma Shelley), los arreglos quedaron hechos.

Nueve meses después, Bethan dio a luz a la hija de Shelley. Ella y su pareja se regocijaron de finalmente haber podido tener ese bebé que tanto anhelaban. Mejor aún, que la solución que encontraron les permitió estrechar los vínculos con su propia familia. 

La madre de Shelley contó a Metro lo orgullosa que estaba de su querida hermana menor:

“No puedo agradecer lo suficiente a mi hermana lo que ha hecho. Utilizaron el óvulo de Shelley y la muestra de Mario, así que es su bebé, pero Bethan lo llevó por ellos. Ha sido tan desgarrador porque han estado haciendo FIV durante siete años y empezamos a pensar que no iba a funcionar. Luego, en el último intento, funcionó, era su última oportunidad”

–Lynne Williams para Metro.uk

Lynne Casey

La familia pudo celebrar de haber dado la bienvenida a esta nueva bebé, que siempre tendrá la historia de que le debe todo no solo a sus padres, sino que también a su cariñosa y sacrificada tía.

 

Puede interesarte