Ninguna cita es perfecta y predecible. En especial cuando aún no conoces bien a la otra persona. El nerviosismo (o el aburrimiento) pueden jugarte malas pasadas y en el intento de querer impresionar al otro, cometes algún error, o varios de ellos. Te dejas a ti misma en ridículo, así como también le puede pasar a tu cita. Si te gusta después de todo, estos percances no son necesariamente algo que temer o que pueden poner la atracción en peligro. Pero depende de qué tan terrible número de ridiculez hayamos causado. O si hiciste alguna de estas estúpidas cosas:

1. Llegas siendo la persona más amable del mundo, tanto que parece que lo trataras como a tu hermanito

2. Cuentas sobre otras citas que has tenido y comparas

3. Mientes sobre algunas cosas para parecer genial

4. Te pones un poco cruel y bruta porque piensas que eso lo atraerá

5. Te ríes nerviosamente sin parar. Aún cuando están hablando algo sumamente serio

6. Que comas con la boca abierta y no lo notes

7. No sueltas tu teléfono y contestas cada llamada y mensaje

8. Llegar muy tarde y no disculparte porque “tú vales la espera”

9. Preguntar por el precio de cada cosa, y finalmente pedir todo

10. O solo pedir una ensalada, “para no quedar mal”

11. Hablar mal sobre otras personas – aún si él las conoce

12. Coquetear tan mal que piensan que tienes un tic

13. Intentar ser sensual de manera grotesca y lucir desesperada

14. No hablar nada de nada

15. No dejar hablar nunca al otro

16. Emborracharte tanto que te tengan que cargar de vuelta a casa

Puede interesarte