Aún si te habla vía mensajes todo el día, no te parece que sea suficiente atención.

Puede que aún por más madura que creas ser, algo de niña salga de ti. Y de vez en cuando, algún berrinche se te puede salir desde lo más profundo del alma. No es que tenga algo de malo, pero de a poco deberías ir superándolo para mejorar y dejar los problemas infantiles atrás. Es difícil, muchas veces no nos damos cuenta, pero en especial cuando tienes pareja y tienen proyecciones y actúan como adultos, tener este tipo de discusiones que parecen de novios de secundaria, es una molestia. Por ahora, no hay mucho que puedas hacer más que intentar cambiar la próxima vez, porque vaya que no quieres repetir discusiones ridículas como…

1. Cuando uno de los dos no habló al otro en el momento indicado

Sé sincera, ¿nunca te ha pasado que te “ofuscas” aunque sea un poco porque no te dio un saludo de buenos días? Puede haber sido lo que sea, quizás solo estabas esperando que te hablara por nada y no lo hizo al estar ocupado con muchas cosas más, o viceversa (¡porque todos los puntos se aplican en ambos sentidos!). La cosa es que por un detalle como este, se enojaron. Debes recordar que sí, aunque quieres que sea atento, a veces tiene y tienes tú otras cosas que hacer. Es completamente natural.

large

Lena Sadnes.

2. Cuando uno no cree que está recibiendo suficiente atención

O sientes que el otro necesita demasiada atención. Puede ser en ambos casos. Y es algo tan personal, que a veces nos descargamos con el otro y tenemos alegatos de este tipo sin pensar en que realmente nunca dijimos nada, si tal vez nos hubiésemos comunicado, todo sería distinto. También tenemos que aprender a manejar nuestras emociones y comprender que no podemos solo depender de la atención de una persona, pues tampoco es saludable.

large-(1)

@feelingbook.

3. Tener discusiones sobre supuestos, no sobre hechos

Si vas a elegir desgastarte y molestarte con quien amas, que sea por algo que pasó de verdad. No hay nada peor que discutir por lo que pensaste que podría pasar, y lo digo porque lo he hecho. Siéntate y date unos minutos para analizarlo, y háblalo con tu pareja, pero sin ánimos de pelear – sino, pasarán un mal rato solo por capricho.


4. Cuando “eligió a sus amigos por sobre a ti”

Esto es típico, más de niñas, pero ¡es inevitable que al menos una vez se nos cruce por la cabeza! Primero, debes tener en mente lo mismo del punto 3: no te enojes si pensaste que pasarían la tarde juntos pero nunca hablaron nada. Tiene que haber sido algo concreto para que puedas molestarte. Y no es que elija a nada sobre ti (solo tú lo sabes realmente), sino que hay distintos tiempos, y tal como tú puedes estar sola, él también. Respeto mutuo es lo que necesitan.

large-(4)

Arturo Oliva.

 

5. Si “le gustó” la foto de alguien más, pero no la tuya

Supéralo. A ti te besa, te ama, te adora y ve tus fotos y te las puede comentar en la vida real. Un Me Gusta no significa que está interesado o coqueteando, lo hacemos por compartir virtualmente con alguien, no es la gran cosa.

Puede interesarte