Por Teresa Donoso
4 mayo, 2015

Al final del día, lo que más extrañamos son los pequeños detalles.

Llega el momento de partir y abrir las alas para comenzar una nuevo viaje en tu vida. Puede que ya hayas vivido sola un tiempo cuando estudiabas en la universidad y que esta sea la segunda vez que te vayas de casa, pero nada cambia el hecho de que ahora es para siempre. Sea que te vayas sola, con tu novio o te acabes de casar, irse de casa puede ser una experiencia llena de emociones conflictivas.

562
Fuente: We Heart It

Sin embargo, existe un factor común que unifica esta experiencia y la convierte en algo universal y es que una vez que llegues a tu nuevo y dulce hogar habrá cosas que extrañarás que ni siquiera te habías dado cuenta que existían. Puede que tus hermanos o tus padres te hayan vuelto loca pero es inevitable extrañar todo lo que hacen por nosotras día a día

El refrigerador

No es que sea perezosa, es simplemente que odio ir de compras. Estás todo el día trabajando y el fin de semana quieres divertirte y hacer cosas diferentes. Siento que mi vida no tiene espacio ni tiempo como para pasarme por el supermercado y hacer una fila eterna. Sé que no puedo subsistir en base a lechugas, latas de atún y una que otra cosa congelada pero, lo siento, es más fuerte que yo.


Y la comida

563
Fuente: We Heart It

Hay personas que no saben cocinar, personas que sí saben pero no les gusta y personas a las que les encanta. Yo caigo en este último grupo (y no hay nada de malo si tu caes en otro). Independiente de que soy más que capaz de cocinar diferentes platos y variedades de comida, nada reemplazará las preparaciones de mi madre. Hay algo muy diferente en llegar a casa y encontrarse con una olla a fuego lento que llena la cocina de aromas increíbles. Además, cuando estoy enferma la único que me cura es su sopa especial.


La compañía

Si vives sola quizás nunca notaste lo genial que era llegar a casa y tener a alguien a quien contarle todo lo que te había pasado durante el día. Soy de esas personas que no hablan mucho en general, pero me encantaba poder llegar a casa y contarle hasta el más pequeño detalle de mi día. Es cierto que aún puedo llamarla todo lo que quiera, pero no es lo mismo.


Los consejos

564
Fuente: We Heart It

Igual que el punto anterior, sus consejos siguen estando disponibles para mi, pero es diferente cuando tengo que escucharlos a través del teléfono o agendar un momento en el que podamos juntarnos a hablar.


La ayuda

¡Horror! Mi auto se averió y no estaban ni mi hermano ni mis padres cerca para ayudarme. Creo que nunca me había dado cuenta de lo mucho que contaba con ellos para cualquier tipo de imprevisto. Lo bueno es que he aprendido a ser más independiente incluso en cosas en las que no sé mucho.


Su presencia

565
Fuente: We Heart It

Siguen estando conmigo en mis pensamientos a donde quiera que voy, pero créeme, incluso si dices que no soportas a tus hermanos, extrañarás cada una de sus locas ocurrencias cuando no los tengas contigo 24/7.

Puede interesarte