Por Teresa Donoso
12 junio, 2015

Porque si los tuviera simplemente no sería amor.

Hay cosas que no son evidentes desde el comienzo y muchas lecciones que toma bastante años comprender. Esta fue una de ellas, una de esas frases que me seguía repitiendo sin realmente comprender, una de esas frases que escribía cada vez que podía y que aconsejaba a otros y que pronunciaba a la perfección pero que nunca logré aplicar. Hubo un tiempo de mi vida, un tiempo largo considerando mi edad, en el que estuve en lugares que no debería haber estado, en el que estuve con personas que realmente no querían estar, en el que acepté cosas que poco tenían que ver con lo que realmente merecía.

1765

Helena Lino

Si lo veo en retrospectiva hoy, creo que son pasos necesarios para llegar a entender lo que realmente significa que el amor no tenga límites. Hoy me parece obvio que su sentido trascienda lo físico, que no significa solamente que seguirás amando a alguien incluso si está lejos de ti o incluso si es que los medios de comunicación que tienen son escasos. Va mucho más allá de toda posición geográfica en un mapa y trasciende zonas horarias y horarios incompatibles.

1762

Helena Lino

No fue hasta que mi camino no se cruzó con él de él que lo comprendí y aunque puedes estar pensando que esta historia se trata sobre un hombre y como él cambió mi vida para siempre la verdad es que esta es mi historia, la historia de cómo finalmente aprendí eso que era tan necesario, la historia de cómo no importa si él se va de mi vida porque siempre recordaré la importante enseñanza que me dio.

1764

Helena Lino

Él me demostró que el amor real significa estar siempre dispuesto, incluso si no estás de humor. Me enseñó que los límites tenían que ver con las opciones que tomábamos y con las paredes que construíamos a nuestro alrededor, me mostró que muchas veces los límites tenían que ver con nuestra incapacidad de amar incondicionalmente, con nuestra incapacidad de hacer sacrificios por otra persona. Con él aprendí que mis límites los imponía el miedo, que en la ansiedad de nunca poder saber que pasaría en el futuro había construido estrictas reglas que no me dejaban disfrutar del amor, que no me dejaban creer que las cosas podrían funcionar.

1766

Helena Lino

Aprendí que cuando dejas de imponerte cosas, cuando dejas de construir pequeñas paredes meticulosamente diseñadas, logras abrirle la puerta a un amor que parece irreal, pero que es exactamente lo que necesitas. Han pasado los meses, ha pasado más de un año y cada vez soy un poco más libre a su lado. Soy tan libre que he comprendido que el amor poco tiene que ver con ‘tener’ a alguien, sino con acompañar y caminar de la mano de una persona sin demandar promesas de un ‘para siempre’. Que nuestro amor no tenga barreras significa que creo ciegamente que triunfaremos, significa que creo que hemos encontrado la fórmula que nos funciona y que no necesitamos decirnos “para siempre” porque el presente es mucho más importante para nosotros que cualquier otra cosa.

Él cambió mi vida y yo también cambié la de él, nunca más volveremos a ver la vida de la misma forma.

Puede interesarte