Por Teresa Donoso
18 agosto, 2016

“Los hombres no me hubieran mirado cuando era flaca, pero desde que subí 5 kilos tengo todas las citas que quiero”.

La tendencia hacia la delgadez, e incluso la delgadez extrema, es innegable. Parece que todo el mundo quiere ser lo más flaco posible. Hay muchos que, de hecho, creen que es la única forma de belleza que existe y se oponen rotundamente a que una chica más corpulenta, curvilínea o derechamente gorda pueda ser vista como bella.

Estos estándares, que también se aplican a los hombres pero con menos frecuencia, tienen un impacto muy duro sobre nuestra autoestima, imagen personal y forma en la que nos alimentamos, es algo que no se puede negar.

No por nada sentimos que hemos sido ‘buenas’ cuando comemos ensalada y vamos al gimnasio y que hemos sido ‘malas’ cuando no nos sacamos el pijama en todo el día y nos comemos varios pedazos de pizza o de pastel.

Sin embargo, los ideales de belleza siempre son impuestos, aprendidos y son un reflejo de la cultura, la sociedad y el tiempo en el que estamos viviendo.

Prueba de ellos son estos interesantes avisos publicitarios vintage, que prometen hacerte engordar esos 5 o 10 kilos que te faltan para arreglar todos tus problemas.

vintage-weight-gain-ad2

vintage-weight-gain-ad2

“¡SUBE DE PESO! ¡Deja de verte delgada y cansada! Este increíble pan científico te ayudará a ganar unos atractivos kilos y centímetros extra. Prometemos que será rápido o te devolvemos tu dinero”.

¡En serio! Finalmente serás popular, tendrás muchas citas, todos los chicos te notarán y serás extremadamente feliz.

vintage-weight-gain-ad3

vintage-weight-gain-ad3

“No dejes que te digan que estás delgada”.

¿Suena conocido? Lo más probable es que sí, porque así mismo como antes se promocionaban productos que prometían hacerte subir de peso y lograr ese look que querías de forma instantánea, ahora te prometen que bajarás 48 kilos en una semana y tendrás los abdominales de Gigi Hadid y el trasero de Kim Kardashian de forma simultánea.

vintage-weight-gain-ad4

vintage-weight-gain-ad4

“Si quieres ser popular, no puedes permitirte ser flaca”.

Al final, lo que hay que recordar es que las armas más poderosas en contra de todas estas fuerzas que quieren convencerte de que necesitas cambiar es el amor propio y la autoestima. Sí, comer sano te hace bien, sí, ejercitar una cierta cantidad de veces a la semana te dará más energía; pero eso no significa que no puedas amar tu cuerpo si no entra en los canones de belleza. Mucho menos significa que tienes que invertir grandes cantidades de dinero en ‘curas milagrosas’.

Puede interesarte