A medida que pasan los años y veo hacia atrás las fases de mi vida, me doy cuenta de cómo cada etapa, triunfo, fracaso, amor y desamor ha dejado lecciones significativas ahora que vivo y disfruto de mis 30 años.

La vida es una aventura . Un viaje del cual debes disfrutar plenamente y quedarte con las enseñanzas que te harán tomar decisiones más inteligentes y caminar por una vida más placentera. Te comparto las mías:

Aprendí a enamorarme sin perder mi identidad

Toma las riendas de tu vida emocional sin perder tu individualidad ni convertirte en el clon de tu pareja. Aunque se enriquezcan y se acompañen el uno al otro, nunca te olvides de ti misma.


Aprendí a confrontar inteligentemente

No dejes que las emociones te ganen. Deja que tu cerebro controle tus acciones. Aprende a renunciar a un trabajo sin quebrar lazos, terminar una relación amorosa sin dañarte, y confrontar a un amigo sin arruinar la amistad.


Aprendí a vivir sola y de manera independiente

iStock_000049687274_Large

Vivir sola tiene fabulosas ventajas, puedes decorar como quieres, no tienes que compartir el baño o la cocina y eres libres de hacer lo que quieras ¿qué puede ser mejor? Aprende a estar sola contigo misma.


Aprendí que la felicidad auténtica proviene de mi interior

Siempre pasamos horas y horas de nuestras vidas buscando la validación exterior y las cosas materiales para brindarnos felicidad instantánea. Busca en tu espacio interior y encuentra la fuente.


Todas las personas vienen a nuestras vidas por una razón

iStock_000052806786_Large

Como lo dijo el escritor Paulo Coelho, “Cada persona que se cruza en tu vida es un maestro que viene para ayudarte a cruzar el puente que necesitas pasar.” No te aferres a aquella persona que se va de tu vida, quédate con las lecciones de vida que te dejó y sonríele a tu futuro.


Aprendí a ahorrar inteligentemente

Ya no estás en tus veintes cuando ahorrabas dinero y te lo gastabas todo en el verano. Toma en serio tu cuenta de ahorros y ahí contarás con tu esfuerzo cuando más lo necesites, ya sea en momentos económicos difíciles o cuando tengas una oportunidad de inversión.


Aprendí a cuidar de mi cuerpo

iStock_000053471564_Large

Una mujer segura de sí misma y que se quiere, cuida y aprecia su cuerpo por dentro y por fuera. Nunca olvides el ejercicio ni la buena alimentación.


Y aprendí a celebrar el viaje

Saborea tus éxitos como mujer, incluso los más pequeños. Disfruta tu camino, cada día de tu vida, cada instante y vívelo con intensidad porque la vida es ahora y el mañana siempre resulta incierto.