Por Juan David Montes
26 septiembre, 2016

No son tan inútiles después de todo.

A pesar de las ventajas que aplicaciones como Tinder han brindado al complicado mundo de las citas, un problema frecuente es la suplantación de identidades por medio del uso de fotografías de perfil falsas. Para solucionar este problema varias aplicaciones han encontrado una solución en la costumbre más popular, y también la más criticada, de los últimos tiempos: la selfie.

De acuerdo con un reporte de la revista Glamour, uno de cada 10 perfiles en las aplicaciones de citas es falso.

Para frenar esta situación, la aplicación Bumble -en la que únicamente las mujeres pueden enviar el primer mensaje- le exigirá a sus usuarios subir selfies tomadas de forma inmediata, impidiendo el acceso a la librería de fotos.

Huggle, otra aplicación de citas, también exige que cada uno de sus usuarios publique una selfie antes de ver las fotografías de otras personas.

Por su parte, Blume exige varias selfies similares y Coy solicita que sus miembros publiquen un video en sus perfiles.

¿Qué opinas al respecto?

Puede interesarte