Por Paulina Flores
15 January, 2016

La sociedad sigue sintiendo pena por ellas.

El papel de la mujer ha cambiado. Si antes estaban encargadas de la casa y los hijos, hoy salen a trabajar y están al mando de grandes proyectos y empresas. Muchas de ellas no tienen entre sus planes ser madres, pero pese a ser una decisión de vida personal, la sociedad las sigue juzgando o compadeciéndolas. 

Captura-de-pantalla-2016-01-15-a-las-11.07.01
Facebook

Hannah Blum tiene 39 años de edad, es ejecutiva de una empresa de San Francisco, California y decidió hace mucho que la maternidad no es lo suyo. Pese a lo conforme y feliz que se encuentra con su propia elección personal, cada vez que habla sobre ello, recibe condolencias de las personas:

“Después de hablar un poco con el chico que estaba delante mío en la fila para ver la película, le comenté que yo no tenía hijos. Él estaba sorprendido de que una mujer de mi edad no tuviera hijos y mirándome con pena me dijo: “lo siento mucho”. Pero, en realidad, es que soy yo la que no quiere niños”.

-Hannah Blum- 

A la mayoría de las personas les gustan las madres. Pero, ¿qué pasa con las mujeres que eligen no ser madres?

Según la oficina del censo de EE.UU, en el 2014, más del 47% de las mujeres entre 15 y 44 años no tienen niños. Pero pese a la cifra, aún existen estigmas sobre lo que significa ser mujer en Estados Unidos y el mundo.

A Hannah le gusta pasar tiempo con los niños de sus amigos, Sadie y Dana.

“Estoy agradecida de poder disfrutar de los niños de mis amigos tan a menudo como me gustara, pero también me gusta un poco de tiempo conmigo. Al no tener hijos propios tengo esa opción”. 

-Hannah Blum- 

Captura-de-pantalla-2016-01-15-a-las-11.06.51
Facebook

A menudo a Hannah y otras mujeres que deciden no tener hijos son etiquetadas como egoístas, porque ser un buen padre significa poner las necesidades de sus hijos antes de que su propia, ¿no?

Hannah tiene otra forma de entenderlo:

“Yo soy esa amiga que te recogerá en medio de la noche cuando tu novio rompió contigo. También soy voluntaria y ofrezco muchas de mi semana a limpiar la basura de nuestros océanos, trabajo en refugios para desamparados y ayudo con dinero para que los cientificos encuentren una cura contra el cáncer. Eso no suena tan egoísta ¿cierto?”.

-Hannah Blum-

Las personas con o sin niños saben que ser padre es una tarea difícil, y esos papás y mamás merecen todo el crédito del mundo por asumir una tarea tan importante. Pero si una persona siente que no quiere criar niños, ¿no deberíamos felicitarlos por darse el tiempo de reflexionar sobre ello antes de sólo probar y ver como les iba en la práctica? 

Puede interesarte