Por Francisco Armanet
20 September, 2017

Ambos ocurrieron un día 19 de septiembre, registrándose con 32 años exactos de diferencia.

El año 1985 a las 7:17 de la mañana, Ciudad de México sufrió un terremoto que significó el peor desastre natural en la historia del país. Un sismo de 8.1 grados en la escala Richter sacudió la capital mexicana causando las ensordecedoras muertes de más de 10 mil personas. ¿El hecho? Una tragedia imposible de olvidar. ¿La fecha exacta? Un día 19 de septiembre. 

32 años después, exactamente 32 años después, un terremoto de 7.1 grados de magnitud volvió a sacudir la capital azteca, causando esta vez el derrumbe de decenas de edificios y la muerte de más de doscientas personas. ¿La fecha de la tragedia? Nuevamente un día 19 de septiembre.

Las diferencias y aparentes casualidades entre ambos sismos quedan a la vista:

1. Misma fecha y casi 6 horas exactas de diferencia.

La Nación

Sí, el hecho de que dos de los desastres naturales más devastadores en la historia de México hayan ocurrido el mismo día parece más que una mera coincidencia. Sin embargo, los 32 años exactos que separan ambos terribles eventos no son lo único que sorprendió al mundo entero. El terremoto del ’85 ocurrió a las 7:17 de la mañana, mientras que el del presente año tuvo lugar casi 6 horas exactas después, a las 13: 14 de la tarde. 


2. La desgracia justo después de la conmemoración.

El Universal

Otro hecho increíble es que este martes 19 de septiembre a las 11 de la mañana se activaron altavoces como parte de un simulacro en conmemoración al sismo del año 85. Lo que nadie sospechó fue que dos horas más tarde un nuevo terremoto sacudiría al pueblo mexicano. Difícil de creer, pero imposible de refutar.


 3. Lugar del epicentro

AP

Aunque es una diferencia que el epicentro del terremoto ocurrido hace 32 años se registró en el océano pacífico, entre Michoacán y Guerrero, mientras que el del año 2017 tuvo lugar entre Puebla y Morelos, la coincidencia reside en que ambos desastres tuvieron lugar en la capital del país, lo que permitió que más personas fallecieran y resultaran heridas.


4. El dolor y la solidaridad fueron y son la cara actual del pueblo mexicano.

CNN

Las escenas, sin embargo, son casi idénticas: edificio derrumbados y miles de voluntarios trabajando para quitar los escombros y rescatar a los heridos. La solidaridad en sus rostros, la tristeza en sus corazones, el impacto, el dolor de una desgracia inevitable.


Lo que ha contribuido de manera considerable en el año 2017 respecto al terremoto del 82, es que la tecnología y el uso de celulares hizo posible que la comunicación entre familiares y víctimas fuera muchísimo más rápido. Esto ayudó a los heridos y salvó varias vidas.

Puede interesarte