Por Catalina Yob
24 April, 2018

Son cada vez más quienes buscan que la homoparentalidad sea legal en Italia y en todo el mundo.

En los últimos meses del 2017 Chiara Foglietta se sometió a un procedimiento de fecundación in vitro en Dinamarca, con el propósito de iniciar una familia junto a su novia de larga data, Micaela Ghisleni. Pese a que prácticamente todos los países de la Unión Europa han legalizado la fecundación artificial, Italia, país de origen de la pareja, sigue rehusándose ante la legalización de dicha técnica. 

A la semana siguiente de volver desde Dinamarca, Chiara Foglietta se enteró que la técnica había dado resultado y que afortunadamente estaba embarazada. Fueron nueve meses de ansiedad para la pareja hasta que finalmente llegó el esperado día en que Niccolò Pietro nació en la ciudad de Turín, al norte de Italia. A pesar de que su nacimiento estuvo exento de complicaciones médicas, los problemas no tardaron en llegar. 

Cuando la pareja se dirigió hasta el Registro Civil de Italia, personal del recinto les confesó que en orden de inscribir al recién nacido, debían mentir en la forma en que éste había sido concebido. Debido a las estrictas normas que restringen la tenencia de un hijo entre personas del mismo sexo, la mujer debía establecer que había mantenido relaciones sexuales con un hombre, lo que había producido el embarazo.

Chiara Foglietta
Chiara Foglietta

“El staff en la oficina de registro público me dijo: ‘Deberías declarar que tuviste unión sexual con un hombre para registrar a tu pequeño. No hay un procedimiento a seguir para quienes aseguran haber tenido una inseminación artificial'”, escribió Foglietta a través de su página de Facebook.

“Todos los niños tienen el derecho de saber su propia historia, la combinación de eventos que lo crearon”. 

La discriminación de la que fue objeto la pareja no sólo puso de manifiesto el vacío legal con el que coexisten temas como la fecundación artificial y la adopción por personas del mismo sexo, sino que exhibió que prohibir este tipo de prácticas responden a una imposición de la heterosexualidad como norma inherente de la sociedad. 

La alcaldesa de Turín, Chiara Appendino, aseguró que a pesar de estar dispuesta a proceder en la inscripción del bebé, el vacío legal que actualmente se encuentra inscrito en la legislación italiana permite que tanto la pareja, como el pequeño no tengan sus derechos garantizados. 

“Personalmente, estoy a favor y estoy dispuesto a proceder a la inscripción, pero con este vacío legal actual no se pueden garantizar los derechos de los padres e hijos”.

Chiara Appendino

A raíz de la presión ejercida por miles e incluso millones de usuarios a través de redes sociales, acompañado de la declaración de la alcaldesa, Niccolò Pietro Foglietta Ghisleni pudo ser inscrito bajo la firma de sus dos madres en el Registro Civil de la ciudad de Turín. Hecho que fue aplaudido por Chiara y Micaela, quienes coincidieron en que se trataba de un hito histórico para las parejas del mismo sexo, quienes siguen sin ser reconocidas ante el Estado italiano.

“Hoy lloramos por segunda vez desde que viniste al mundo. Bienvenido Niccolò”.

Chiara Foglietta

Italia queda atrás de la Unión Europea

En los últimos años y a medida que la Unión Europea avanza en los derechos para las parejas del mismo sexo, Italia continúa perpetuando su trato discriminatorio a quienes se sitúan fuera de la norma instaurada desde el inicio de la humanidad: la heterosexualidad. Además de vetar la inseminación artificial, único método que permite que parejas del mismo sexo puedan tener hijos, la legislación italiana no reconoce que parejas del mismo sexo puedan criar hijos, hecho que fue demostrado al negársele la inscripción a Niccolò.

Odyssey

La movilización ciudadana como consecuencia del trato discriminatorio del que fue víctima la pareja, al no poder inscribir a su hijo en el registro nacional, permitió que las autoridades accedieran a su petición y que el tema fuese puesto nuevamente en la palestra.

Pese a que las parejas homosexuales no representan un porcentaje mayoritario en la ciudadanía, son cada vez más quienes buscan que la homoparentalidad sea legal en Italia y en todo el mundo.

Gianvito Pontrandolfo

Puede interesarte