Por Cristofer García
22 septiembre, 2022

La Universidad Nacional de La Plata quiso dar un paso adelante en cuanto a la inclusión de minorías y así otorgó los dos primeros títulos en esta forma de comunicarse. “”Hoy me siento orgullose de ser quien quiero ser, me siento poderose”, dijo el estudiante Mel Randev Gutiérrez.

Con el avance de la sociedad también se han hecho presentes nuevas tendencias y movimientos que toman protagonismo. Uno de los más importantes en los últimos tiempos quizás sea de la lucha por la igualdad de derechos para la diversidad sexual.

Es por ello que se ha vuelto más popular el llamado lenguaje inclusivo, el cual busca dar representación a las personas que no se identifican con el masculino ni con el femenino, además de que sea una forma nuetra de comunicarse para no darle más importancia a ninguno de los dos géneros. Así buscan promover una forma de interactuar que no sea binaria y ni sexista.

Universidad Nacional de La Plata

Por esa razón este tipo de lenguaje ha tomado más espacios en la actualidad y ahora incluso llegó al ámbito educativo. Así ocurrió en la Universidad Nacional de La Plata, en Argentina, donde recientemente se entregaron los primeros diplomas en lenguaje inclusivo, apegados a la Ley Nacional de Identidad de Género, según reseñó Infobae.

Se trata de dos títulos universitarios específicamente, el de “Profesore en Comunicación Social“, que corresponde a Mel Randev Gutiérrez, además del de “Procuradore y Abogade”, para Choyke Gutiérrez. Fueron egresados de las Facultades de Periodismo y Ciencias Jurídicas y Sociales.

Universidad Nacional de La Plata

“Hoy me siento orgullose de ser quien quiero ser, me siento poderose y estas emociones que intento contagiar van aparejadas de un logro que es mío, pero es de todes quienes no vivan dentro del binario”, afirmó Mel sobre esta medida de la universidad.

Universidad Nacional de La Plata

“Lo que no se nombra no existe, como dicen por ahí, con todo lo que la burocracia necesita de estos gestos, hoy al nombrar lo que tanto la academia ha tardado en reconocer, con todas las violencias en el cuerpo que todavía me duelen, con las contradicciones que confiere ser educador y estar necesitando ese trámite administrativo para poder ejercer, quiero decirles que no tengan miedo y no dejen que ningún administrativo les venga a decir que no se puede”, agregó.

Universidad Nacional de La Plata

Este fue el resultado de una serie de exigencias que hicieron los estudiantes y que luego la casa de estudios aceptó.

Puede interesarte